Última hora

Última hora

El papa Francisco defiende a un obispo chileno acusado de pederastia

Leyendo ahora:

El papa Francisco defiende a un obispo chileno acusado de pederastia

El papa Francisco defiende a un obispo chileno acusado de pederastia
Tamaño de texto Aa Aa

Agridulce última jornada del Papa Francisco en Chile.

El día empezó muy bien. En el avión, de camino a la localidad norteña de Iquique, protagonizó la primera gran anécdota del viaje, ofreciéndose a casar a una pareja de la tripulación, que aceptó emocionada.

"Bueno, me dijo el Papa. Yo los caso. ¿Quieren que los case? Nos preguntó ¿están seguros que los case? Sí, le dijimos, completamente".

Pero al bajar, torció el gesto al defender al obispo Juan Barros, acusado por varias víctimas de encubrir los abusos sexuales contra menores cometidos por el sacerdote Fernando Karadima.

"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay ninguna prueba en contra. Es todo calumnia. ¿Está claro?"

Posteriormente, durante la misa, el Pontífice reafirmó su apoyo a Barros dándole un efusivo abrazo.

Jorge Bergoglio dedicó la eucaristía en la playa Lobito, a la que asistió la presidenta saliente Michelle Bachelet, a los inmigrantes. Denunció el abuso sufrido por este colectivo, que constituye el diez por ciento de la población de Iquique.

"Estemos atentos a los que se aprovechan de la irregularidad de muchos migrantes porque no conocen el idioma o no tienen sus papeles en regla".

Tras el acto, que presenciaron unas 50.000 personas, tuvo lugar la segunda anécdota del día. El Papa hizo detener su comitiva para interesarse por el estado de un policía que se había caído del caballo.

Tras una estancia en Chile llena de desafíos, Bergoglio comienza este viernes su visita a Perú, donde más víctimas de abusos sexuales cometidos por el clero católico le pedirán que lleve ante la justicia a los sacerdotes denunciados.