Última hora

Última hora

Japón y Europa del Este refuerzan sus lazos comerciales

Con la firma del nuevo acuerdo comercial con la UE, Japón pone la mirada en países como Estonia y Bulgaria.

Leyendo ahora:

Japón y Europa del Este refuerzan sus lazos comerciales

Tamaño de texto Aa Aa

James O’Hagan, Euronews: “El primer ministro japonés, Shinzo Abe, empezó 2018 embarcándose en una gira histórica por seis países de Europa del Este con una delegación de decenas de empresarios para promover las relaciones económicas y diplomáticas. En este episodio de Spotlight, exploramos algunos negocios colaborativos para conocer por qué los empresarios japoneses tienen la vista puesta en el flanco oriental de Europa.

La relación comercial entre Japón y Europa del Este abarca varios sectores. Cada país ofrece oportunidades únicas a los inversores japoneses y la posibilidad de exportar no solo mercancías, sino también conocimientos a Japón. Estamos en Estonia, que se ha ganado el título de “la sociedad más avanzada en materia digital del mundo”, para conocer una empresa que revolucionará la forma en la que el sector privado japonés gestiona los datos”.

En Estonia, un 99% de los servicios públicos están en internet. Utilizan una herramienta llamada “E-Estonia”, cuya columna vertebral es una plataforma de gestión de datos, X-Road. 52.000 organizaciones usan este servicio que procesa 500 millones de solicitudes al año. Ahora, una start-up japonesa inspirada en este sistema está desarrollando su propia plataforma de gestión de datos para su uso en el sector privado.

“Planet way es básicamente una compañía híbrida entre Estonia y Japón y también de negocio, investigación y desarrollo. Es algo que inventó Estonia y que los japoneses están personalizando y que ya funciona en Japón. Todos los países asiáticos quieren usarlo”, explica el fundador, Noriaki Hirao.

“Estonia es el ejemplo perfecto ya que han llegado al punto en que tienen una sociedad digital, probablemente una de las mejores del mundo. Ellos sabían que tenían la tecnología, pero no el dinero, ni la gente, ni el mercado. Así que, ¿qué podían hacer? Pensaron, bueno por qué no creamos la mejor infraestructura social y la más sencilla.

Ahora el mundo está empezando a darse cuenta de que todo debería estar conectado y digitalizado. Los datos lo son todo y se está digitalizando todo. Así es Estonia. Por eso pensamos que Estonia es el mejor país con el que colaborar”.

El miembro del consejo de Planet Way, Raul Allikivi, nos llevó a su restaurante japonés favorito de Tallin para explicarnos más sobre las implicaciones de esta tecnología:

“Cuando piensas en el futuro, en sensores, el internet de las cosas… sabrán mucho más sobre ti que cualquier Gobierno. Pero en este caso, lo que pensamos es que, básicamente, estos datos deberían guardarse solo en la base de datos en la que se crearon”.

Una fuente de datos y varias conexiones seguras significan costes más bajos y mayor seguridad.

“Lo que haces si quieres compartir los mismos datos es reutilizarlos y asegurarte de que las conexiones y el acceso son seguros”, asegura Allikivi.

Para tener una visión más amplia del clima de negocios e inversión entre Japón y Europa del Este nos reunimos con Norio Maruyama, del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón”.

“¿Sabe? Es la primera visita de un primer ministro de Japón a esta parte del mundo. Acabamos de cerrar un acuerdo de asociación económica entre la Unión Europea y Japón. Es un acuerdo histórico, que concierne a 640 millones de personas y a un tercio del PIB mundial.

Las empresas japonesas estarán muy interesadas en venir a Europa y, concretamente, a esta región para promover el comercio y la inversión. Consideran que la alta calidad de la mano de obra en estas regiones es muy importante y eso les atrae mucho.

Los japoneses tienen un fuerte sentimiento de amistad con estos países, lo que facilitará aún más el comercio entre ambos”.

James O’Hagan, Euronews: “Estamos en Bulgaria, que está convirtiéndose rápidamente en un centro de producción para las empresas japonesas. Tres compañías niponas van a comenzar su producción aquí. Estamos en la segunda ciudad del país, Plovdiv, para conocer una de ellas”.

La Federación japonesa de Asociaciones de Cooperativas Agrícolas, Zen Noh, espera expandir el mercado de sushi congelado en Europa. Nos reunimos con su presidente, Shoichi Momose:

“El pescado viene de Noruega y Escocia. Así que con el arroz japonés y el pescado europeo produciremos nuestro sushi aquí, en Bulgaria.

Traemos el arroz directamente desde Japón, y después le quitamos la piel que lo blanquea.

Así es como preservamos el sabor del arroz y evitamos que se seque. El siguiente paso es cocerlo y después de eso mitad del trabajo lo hacen las máquinas y la otra mitad a mano. Una vez que tenemos el sushi hecho lo congelamos.

En Japón también comemos sushi congelado y tenemos fábricas que producen y preparan este tipo de comidas cuya base es el arroz. Si la fábrica funciona bien, podríamos expandirnos y contratar a más gente”.