Última hora

Última hora

El polémico primer año de Trump en el poder

Leyendo ahora:

El polémico primer año de Trump en el poder

© Copyright :
REUTERS/Yuri Gripas
Tamaño de texto Aa Aa

Han transcurrido 365 días desde que Donald Trump jurara su cargo, y no ha pasado una sola semana sin que el presidente estadounidense haya protagonizado alguna polémica.

Muchos de sus tuits incendiarios han acabado por diluirse en la red. Y muchas de sus promesas electorales se han desvirtuado al llegar al Congreso o a los tribunales.

Pero los indicadores económicos del país son positivos, y en base a estas cifras Trump sigue empeñado en sacar adelante su agenda proteccionista.

"America primero", proclamó Trump al jurar su cargo. "Somos una nación y su dolor es nuestro dolor, sus sueños son nuestros sueños, y su éxito será nuestro éxito. Compartimos un solo corazón, un hogar y un destino glorioso. Con este juramento, prometo lealtad a todos los estadounidenses". Pero no todos los estadounidenses son iguales a los ojos de Trump.

Se empeñó en desmantelar el Obamacare, y el Congreso se lo impidió. Pero a base de decretos, ha logrado reducir el número de inscripciones al sistema sanitario, especialmente entre los más desfavorecidos.

Su agenda proteccionista, también incluía una promesa de reindustrialización. "Sacaremos a la gente de la asistencia social y volveremos al trabajo, reconstruiremos el país con mano de obra estadounidense", prometió durante su toma de posesión.

Hay datos positivos. Desde su llegada al poder, la economía ha crecido y en el sector manufacturero se han creado unos 400.000 puestos de trabajo.

Pero muchos analistas cuestionan que la distribución de la riqueza esté favoreciendo a los trabajadores, tal y como prometió. Los principales beneficiarios de su reforma fiscal son, por el contrario, los más ricos.

Y respecto a la inmigración afirmó: "tenemos que proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras compañías y destruyen nuestros puestos de trabajo".

Su idea de construir un muro y de hacerselo pagar a los méxicanos, sigue en fase de proyecto.

Pero Trump ha logrado que los inmigrantes vivan en un estado de miedo permanente. El número de expulsiones no ha aumentado, pero las deportaciones se han vuelto indiscriminadas. Ya no se producen en caliente, en el momento de entrar ilegalmente, ni entre los delincuentes. Y eso significa que nadie se siente a salvo.

Patriotismo y proteccionismo siguen siendo los ejes centrales de las políticas impulsadas por Trump. Con ellas logró seducir a un electorado que le sigue siendo fiel. En estos momentos sus cotas de popularidad se sitúan en torno al 38%.

Pero este repliegue hacia el interior preocupa en el exterior. Trump está cuestionado muchos de los acuerdos que firmaron sus predecesores a nivel climático, a nivel comercial,...

Y a nivel internacional, ha echado el freno a la distensión con Cuba y con Irán. Y no ha dudado a la hora de responder a Corea del Norte tensado la cuerda al máximo.

Una actitud que cuestiona seriamente el liderazgo internacional que tradicionalmente se atribuía a Estados Unidos.