Última hora

Última hora

Paul Bocuse, un visionario y hedonista de la gastronomía

Leyendo ahora:

Paul Bocuse, un visionario y hedonista de la gastronomía

Tamaño de texto Aa Aa

"Papa de la cocina", "Cocinero del siglo", tres estrellas Michelin, Paul Bocuse ha encarnado durante décadas el trabajo de Chef, al que ha ayudado a revalorizar. Estandarte de la cocina tradicional francesa en el mundo, este lyonés surgido de una saga de cocineros desde el siglo XVII, siempre con el gorro blanco sobre la cabeza, nació en 1926.

Tweet del presidente francés Emmanuel Macron sobre la muerte de Bocuse.

Tweet del ministerio del interior francés sobre la muerte de Bocuse: "Adiós, Sr. Bocuse. Su cocina y su generosidad no morirán nunca".

Siempre se asociará el nombre de Paul Bocuse con la ciudad de Lyon, conocida por su buena gastronomía y que cuenta con una cantera de jóvenes cocineros, como el mismo dice:

En 1996, en la celebración del G-7 en Lyon, el prestigioso Chef es requerido para ponerse manos en la masa y obsequiar con el gusto a los dirigentes de siete potencias industrializadas.

"El presidente Chirac me ha pedido hacer un plato típico de Lyon. He hecho la quenelle de lucio y cangrejo bañado con la tradicional salsa nantua. Georges Blanc, que es de la de zona de la Bresse, hará un ave de Bresse y por supuesto, Pierre Trois Gros, el encargado del postre hará chocolates de Bernachon.

Último tweet oficial de Paul Bocuse antes de conocerse su fallecimiento.

Su restaurante de Collonges-au-Mont-d'Or se ha convertido en un sitio de culto para los amantes de la cocina tradicional. "Me gusta la mantequilla, la nata y el vino" - decía el que empezó de aprendiz a los 15 años, antes de subir poco a poco la escalera del estrellato. Consigue su primera estrella Michelin en 1958 y en 1961 se convierte en mejor cocinero de Francia.

Tweet con el gran secreto de la cocina de Bocuse: los buenos productos.

Paul Bocuse era ante todo un trabajador que no dejó nada al azar. "Tengo la sensación de estar siempre aprendiendo y tengo el problema de querer transmitir nuestro trabajo" - decía el que presidió el Instituto Paul Bocuse, en Ecully, una escuela internacional de cocina.

Su obsesuón fue la de pensar en el futuro del oficio de Chef, de sacarlo de entre las sombras y darle notoriedad.

Sus colegas siempre reconocieron su contribución. El Bocuse de Oro, recompensa desde 1987 a los mejores chefs en una competición internacional que se celebra cada dos años en Lyon a los mejores de los fogones.

El crítico gastronómico español Juan Manuel Bellver recuerda su experiencia con Bocuse hace algunos años.