Última hora

Última hora

Las autoridades venezolanas entierran a los sublevados ignorando a sus familias

Este sábado fueron enterrados los siete sublevados contra el régimen de Maduro muertos el pasado lunes por disparos en la cabeza del ejército venezolano. Las autoridades ignoraron la súplica de sus familiares de que les entregaran sus cuerpos para organizar los sepelios.

Leyendo ahora:

Las autoridades venezolanas entierran a los sublevados ignorando a sus familias

Tamaño de texto Aa Aa

Los familiares de José Díaz Pimentel y Abraham Agostini, dos de los sublevados venezolanos muertos el pasado lunes por el ejército venezolano, lloran impotentes ante sus tumba en el cementerio del Este de Caracas. Este sábado las autoridades los enterraron en este camposanto, al igual, supuestamente, que al líder del grupo, Óscar Pérez.

En un primer momento, miembros del ejército trataron de impedir el paso al recinto a decenas de personas que querían acompañarlos.

Los demás integrantes del grupo, un periodista, dos hermanos militaresy la novia de uno de ellos fueron trasladados a sus localidades de origen en un avión militar. Las autoridades ignoraron completamente la repetida súplica de sus familiares para que les entregaran sus cuerpos, como la de la madre de Pérez que puede verse en las redes sociales:

"Que yo lo quiero para enterrarlo donde yo quiero, por favor, Dios..."

Su hijo Óscar, inspector de la policía científica, y sus compañeros intentaron rendirse durante el asedio militar del que fueron objeto. Murieron por los disparos recibidos en la cabeza, según las autopsias de sus restos. Pérez pedía desde hacía meses el levantamiento contra el presidente Maduro, que lo llama terrorista.

Mientras se suceden las protestas, la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, intenta investigar lo ocurrido.

Juan Guaido, diputado:

"Hoy estamos aquí en rechazo de la masacre contra el pueblo de Venezuela. No solamente por la acción asesina de un ejército que masacró a soldados rebeldes. Y uso las palabras soldados rebeldes porque ellos durante muchos años fue la justificación histórica que dieron al golpe de Estado de 1992".

Organizaciones defensoras de los derechos humanos habla de ejecuciones extrajudiciales de civiles. La Iglesia venezolana también denuncia lo que considera una "horrible masacre".