Última hora

Última hora

Africanas menores de edad atrapadas en un círculo vicioso de prostitución en Bruselas

Leyendo ahora:

Africanas menores de edad atrapadas en un círculo vicioso de prostitución en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

Niñas en ropa interior posan en las habitaciones escuálidas de tiendas a lo largo de las estrechas calles de Saint-Josse, cerca de la estación del norte de  Bruselas.

Las mujeres africanas venden su cuerpo por tan sólo 20 euros. Apenas la mitad de lo que cobran las prostitutas occidentales. En las calles, las tarifas son aún más bajas. 5 euros para una joven nigeriana.

Un precio que escandaliza incluso a algunos clientes.

"Hacen grandes gestos para tratar de atraernos. En cuanto al precio, esas mujeres están dispuestas a hacer muchas cosas por poco dinero. Se puede ver que están muy nerviosas, las mujeres que necesitan el dinero -a veces me pregunto si tienen 18 años porque parecen muy jóvenes", dice un cliente anónimo.

Las prostitutas nigerianas son centenares en Bélgica. Todas las víctimas de la trata de personas, algunas tienen apenas 14 años, un problema que está creciendo en el país.

Katja Fournier, coordinadora de la plataforma 'Menores en el exilio', dijo:"Es una señora de burdel que contacta con familias que a menudo son relativamente pobres, prometiendo un gran futuro para las niñas: irán a la escuela, serán niñeras".

"Y hacen un contrato, a menudo con un ritual vudú que compromete a la chica a pagar la deuda que se fijará entre 40 y 70 mil euros."

"El ritual se asegura de que ella sienta que la vida de su madre, de sus hermanos o de su propia vida está en sus manos - así que debe devolverla".

La policía dice que abordará el problema... pero la realidad es que es un círculo vicioso del que es difícil salir. Las niñas son a menudo explotadas por ex prostitutas que se han convertido en proxenetas.

Una vez que su deuda es pagada después de muchos años, estas chicas se convierten en madames.