Última hora

Última hora

El día en el que la alpinista Elisabeth Revol volvió a nacer

Rescate épico de la montañera francesa en el Nanga Parbat gracias a la tenacidad de una expedición polaca

Leyendo ahora:

El día en el que la alpinista Elisabeth Revol volvió a nacer

Tamaño de texto Aa Aa

—"Sí, ahora estoy bien".

Son las primeras palabras de la alpinista francesa Elisabeth Revol, el domingo, ya en un hospital de Islamabad, tras un rescate épico en el Nanga Parbat.

Hasta que aterrizó sobre el asfalto de un helipuerto de la capital paquistaní, vivió horas dramáticas. Esas horas en las que uno habla con la montaña a solas.

Hizo cumbre el jueves junto al polaco Tomasz Mackiewicz, pero ambos quedaron atrapados durante el descenso por el mal tiempo.

Elisabeth pudo bajar hasta los 6.100 metros. Con síntomas de congelación en los dedos de sus pies, no podía caminar.

Denis Urubko y Adam Bielecki, miembros de otra expedición polaca, arriesgaron su vida para salvar a la francesa.

Su compañero de cordada, Tomasz Mackiewicz, no tuvo la misma suerte. El Nanga Parbat será su última morada, para siempre. Es la ley de la montaña.