Última hora

Última hora

Felipe González: "El peor cáncer de Europa es la mezcla entre nacionalismo y populismo"

Leyendo ahora:

Felipe González: "El peor cáncer de Europa es la mezcla entre nacionalismo y populismo"

Tamaño de texto Aa Aa

Felipe González era presidente del gobierno cuando España ingresó en la Unión Europea. Llego al poder en 1982 y durante 13 años, jugó la carta del europeísmo. Ahora cree que dos peligros acechan a Europa: los nacionalismos y los populismos. Defiende la aplicación del artículo 155 y el papel que jugo el monarca Felipe VI durante la crisis catalana.

ANA LÁZARO BOSCH, PERIODISTA, EURONEWS: Parece que Europa ha superado lo peor de la crisis económica, pero las secuelas son innegables ¿Cree que Grecia y los países del sur de europa han pagado un precio demasiado alto?

FELIPE GONZÁLEZ, EX PRESIDENTE DEL GOBIERNO ESPAÑOL: Sí, sí lo creo, estoy convencido. En la lucha contra la crisis se hizo lo contrario por ejemplo de lo que hizo Obama en Estados Unidos. Se hizo una política de austeridad austericida. No había políticas contra el ciclo salvo las que dos años después empezó a impulsar desde el punto de vista monetario el BCE. Se ha hecho mal, se ha pagado demasiado coste, innecesariamente demasiado sufrimiento y demasiada fractura.

ANA LÁZARO BOSCH: En España, la crisis nos dejado contratos precarios y salarios bajos. ¿Cree que es una situación que se puede cambiar?

FELIPE GONZÁLEZ: Absolutamente, cambiar se puede cambiar, hace falta proyecto y voluntad política. La verdad es que el modelo económico de la globalización tiende a redistribuir mal el ingreso y a crear mayores desigualdades. Eso es verdad incluso cuando crece la economía. Pero cuando tiene que ajustarse, es mucho mas dramático y ese el efecto que estamos viviendo en España. La contribución de España a la superación de la crisis financiera ha sido la devaluación salarial, precarización del empleo y por tanto crecimiento de las desigualdades.

ANA LÁZARO BOSCH: Parece que la socialdemocracia pasa por horas bajas en Europa, los partidos de esta familia política, que es también la suya, siguen encajando derrotas. ¿A que lo achaca?

FELIPE GONZÁLEZ: Creo como Billy Brant que la socialdemocracia tiene la virtualidad de tener siempre nuevos comienzos. Acabo de describirle el cuadro de la desigualdad. Si ese cuadro de la desigualdad existe, y es grave, hay una función para la socialdemocracia evidente, no en el mismo sentido que hace 40 años, sino en el sentido que imponen las circunstancias de la globalización, de la interdependecia, de la necesidad de competir o incluso del envejecimiento de la población. Pero la esencia de la socialdemocracia tiene objetivos de lucha contra la desigualdad de acuerdo con las condiciones actuales y, por tanto, debería acertar en el diagnóstico y en las propuestas.

ANA LÁZARO BOSCH: Por ejemplo, en Reino Unido, en el partido laborista, ha tomado las riendas Jeremy Corbyn. Para usted, ¿encarna la vía que debe tomar la izquierda o es un personaje anacrónico que reivindica posiciones del pasado?

FELIPE GONZÁLEZ: Yo no veo lo del anacronismo. Yo creo que lo que hace es recuperar el viejo discurso de la socialdemocracia sin contemplar la realidad actual que motiva las desigualdades actuales.

ANA LÁZARO BOSCH: En el panorama político europeo, ¿ve alguna figura que represente esta nueva socialdemocracia que debería renacer?

FELIPE GONZÁLEZ: Por ejemplo hay una personalidad que esta sobrellevando el ajuste y la crisis y avanzando, como Costa desde Portugal. Le prestamos poca atención, pero es interesante lo que esta haciendo. Esta sufriendo mucho más, Tsipras, en Grecia, desde una posición mucho más radical a la izquierda por lo menos de origen.

ANA LÁZARO BOSCH: En Europa los populismos ganan terreno, incluso en el seno de países con democracias consolidadadas como Francia, Alemania o los Países Bajos, ¿cómo lo explica?

FELIPE GONZÁLEZ: Bueno la primera pregunta de los no populismos, de los grandes partidos, sería ¿que hemos hecho mal para que el populismo tenga tanto espacio? Porque si el discurso se limita a denunciar la amenaza del populismo, para crear temores los populistas son especialistas, peor que el cáncer de Europa hoy de verdad es esa mezcla de nacionalismos y de populismos. Esa mezcla cuyo representante fundamental en el mundo es Trump.

ANA LÁZARO BOSCH: En los últimos países que se adherieron a la Unión Europea, como Polonia, Hungría o la República Checa hay mucho euroescepcitismo… ¿Cree que…?

FELIPE GONZÁLEZ: Hay nacionalismo. Pero hay una explicación histórica que tiene un componente psicológico-social. Los países que me ha citado han recuperado muy recientemente su soberanía nacional frente al dominio de la Unión Sovietica y ahora tienen el sentimiento de que seria Bruselas la que haría ese papel. Y están con una reacción nacionalista que equivale a no comprender que la construcción de Europa, de ese espacio compartido. Es un proceso de cesión de soberanía para compartirla, no para perderla. Ellos la han estrenado recientemente y tienen resistencia a compartirla.

ANA LÁZARO BOSCH: La actualidad me obliga a preguntarle por Cataluña, ¿Cuánta responsabilidad tiene el gobierno de Madrid y cuánta tiene el gobierno catalán?

FELIPE GONZÁLEZ: No se pueden mantener equidistancias. El gobierno de Madrid tiene fallos operativos, es obvio que ha hecho menos política de la necesaria incluso en la apliacion tardia del 155 que es una garantía como la de la Ley Fundamental de Bonn. Pero eso no permite establecer una equidistancia con los errores cometidos por los independentistas, secesionistas, separatistas. Porque ellos simplemente han vulnerado la Constitución, el Estatuto de Autonomia y el interés general. Y lo han hecho con plena conciencia esto que podríamos llamar un golpe de estado institucional que remataron el dia 6 y 7 de septiembre. El 6 y el 7 de septiembre liquidaron la institucionalidad catalana y solo fue la intervención, como era lógico, legal de los tribunales y del gobierno central la que restableció esa institucionalidad.

ANA LÁZARO BOSCH: Una última pregunta, usted vivió de cerca una intervención crucial de la monarquía española tras el golpe de estado del 81. La intervención de Felipe VI en la crisis catalana ha suscitado polémica ¿Qué papel cree que debe desempeñar la monarquía en la España del futuro?

FELIPE GONZÁLEZ: Hay siempre una polémica que subyace en una intervención como la que hizo en octubre que hubiera sido menos necesaria si el gobierno central hubiera ocupado ese espacio. Pero que en la situación de crisis era absolutamente necesaria, imprescindible, de acuerdo con el mandato constitucional. Por tanto la intervención como jefe del estado a mi juicio fue impecable. Que va a gustar a todos esa intervención? No, a todos no. Pero que la mayoría de los ciudadanos españoles, con una cierta orfandad respecto de donde vamos, se tranquilizaron, se lo aseguro.