Última hora

Última hora

Reporteros Sin Fronteras denuncia los daños del procés a la libertad de prensa en Cataluña

Leyendo ahora:

Reporteros Sin Fronteras denuncia los daños del procés a la libertad de prensa en Cataluña

Reporteros Sin Fronteras denuncia los daños del procés a la libertad de prensa en Cataluña
Tamaño de texto Aa Aa

La información ha sido una de las principales víctimas del desafío independentista en Cataluña. Según un informe de Reporteros Sin Fronteras, el último trimestre de 2017 fue uno de los más negros de su historia democrática en lo que se refiere a la libertad de prensa. Los periodistas de medios no alineados editorialmente con el llamado procés llevan más de dos años sufriendo todo tipo de presiones, incluidos señalamientos por parte de responsables políticos independentistas que desembocaron en linchamientos en las redes sociales... Los profesionales de medios de línea independentista también han sufrido episodios de acoso... la atmósfera -concluye el informe- es irrespirable para la libertad de información en Cataluña".

Nuestra compañera Cristina Giner, que nos ha informado puntualmente durante meses de lo que ocurre en Cataluña, ha querido compartir su experiencia:

"En mi caso, como medio internacional, es verdad que se nos respeta un poco más. Estamos más protegidos porque, a lo mejor, o bien no te ubican o no ven tanto ese medio o creen que eres más imparcial".

Sin embargo, Cristina ha podido comprobar el acoso sufrido por otros compañeros de profesión, tanto de medios estatales como proindependentistas:

"Hay violencia de baja intensidad, en las que le han tirado del pelo a compañeras mientras hacían un directo, en que las abuchean, les gritan mientras están esperando para hacer una crónica... incluso las han llegado a perseguir durante una hora con un móvil para grabarles y decirles 'te tengo fichada, ya se quien eres, eres una mentirosa, eres una manipuladora... entonces sí que hay cierta violencia de baja intensidad y un agotamiento psicológico a la hora de ir a hacer el trabajo".

Si bien, el pico de la "aversión" a la prensa se alcanzó en octubre, todavía se siguen registrando casos puntuales de acoso. El pasado martes, una periodista de La Sexta, fue agredida mientras hacía un directo. A pesar de que le tiraron del pelo, la joven siguió realizando su labor con profesionalidad.