Última hora

Última hora

Los españoles que buscan citas en Internet superan la media europea y otros datos curiosos

Leyendo ahora:

Los españoles que buscan citas en Internet superan la media europea y otros datos curiosos

© Copyright :
REUTERS/Mike Blake/Illustration/File Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Casi el 50 por ciento de los hombres españoles que participaron en una encuesta de TNS Sofres afirmaron usar aplicaciones de teléfono móvil como Tinder o páginas web como Happn de citas en Internet, frente al 32 por ciento de los alemanes y el 29 por ciento de los franceses e ingleses.

La media de los países europeos analizados por esta encuesta se situó en el 35 por ciento para las hombres y el 24 por ciento para las mujeres. El porcentaje de hombres supera al de las mujeres en todas las naciones, marcando una clara tendencia.

Las españolas también se sitúan a la cabeza por el uso de la aplicación, solo por detrás de las polacas.

¿Cuándo nació Tinder?

Lanzada en 2009, Grindr fue la primera aplicación móvil de citas online destinada al público homosexual, pionero en este campo. A partir de entonces, se abrió el camino para el resto de apps, entre las que destaca Tinder que, creada en 2012, aglutina a cerca de 50 millones de usuarios en todo el mundo.

La empresa de estadística DMR calcula que se han producido 20 mil millones de "matchs" o emparejamientos desde su origen. 

La popularidad de la aplicación es tal, que tampoco los usuarios casados están al margen.

El amor "milenial"

El 80 por ciento de los usuarios de Tinder tienen edades comprendidas entre los 16 y los 34 años, según un estudio Global/WebIndex. No es un dato sorprendente, puesto que se trata del sector de la población que integra con más facilidad Internet y las aplicaciones móvil a su vida cotidiana. 

Pero, si bien Tinder está rompiendo barreras físicas a la hora de encontrar pareja, también tiene sus peligros. Un estudio de la Asociación Americana de Psicología advirtió que los usuarios de Tinder presentaban niveles de autoestima más bajos que los que no estaban registrados en la aplicación. 

"Encontramos que estar activamente involucrado con Tinder, sin importar el género del usuario, estaba asociado con insatisfacción corporal", dijo Jessica Strübel, una de las investigadoras.