Última hora

Última hora

Refugiados sirios abandonan Grecia en busca de una nueva vida

Una familia de refugiados sirios se prepara para hacer las maletas y dejar Grecia. Tras nueve meses en un campo de refugiados, la familia ha logrado tener su propio hogar en el país heleno. Ahora, parten hacia Irlanda en busca de un futuro para su hijos.

Leyendo ahora:

Refugiados sirios abandonan Grecia en busca de una nueva vida

Tamaño de texto Aa Aa

Después de nueve duros meses en el campo de refugiados de Ritsona, la familia Hanan, procedente de Siria, finalmente consiguió su propia casa, en abril del año pasado.

Punto de vista

"Estoy feliz porque este sea el final de mi viaje. Estoy triste porque estoy dejando muchos amigos en Grecia y Siria. También estoy emocionada, porque empezamos una nueva vida con mis hijos. Estoy segura de que este nuevo comienzo traiga un futuro mejor para mis hijos"

Hanash Hanan Refugiada siria

La familia participó en el programa de acogida de solicitantes de asilo y candidatos a la reubicación financiado por la Comisión Europea y supervisado por ACNUR (la Agencia de la ONU para Refugiados).

Hanan Hanash no podía ocultar su entusiasmo. "Ahora vivimos una vida normal, como cualquier persona. Todo está bien aquí. Mis hijos van a la escuela. Tengo un hogar, una cocina, puedo ir al baño... Puedes decir que es una vida normal". DE ESTO

Su marido, Yousef Hanan, de 44 años, tenía una fábrica de productos lácteos (como leche y yogures) en la ciudad siria de Idlib, y tenía a su cargo a más de 40 empleados. Cuando llegó a Grecia, eligió Irlanda como nueva patria para él, su esposa y sus cuatro hijos. "Tengo algunos amigos en Irlanda. Me ayudan, para que pueda llegar allí. Ya tengo el permiso del ACNUR para ir a Irlanda. He oído que llevará dos o tres meses", explicaba a Euronews en abril de 2017.

Diez meses después nos encontramos con ellos en Atenas. La familia Hanan obtuvo asilo en Irlanda. Con su equipaje, se dirigieron hacia la plaza de Omonia, donde se reunieron con un grupo de refugiados, junto con un miembro de la Organización Internacional para las Migraciones, que les acompañó hasta hasta el aeropuerto. En total, 37 refugiados tomarán el vuelo a París para llegar a su destino final, Dublín. "Ha pasado mucho tiempo. Hemos pasado por muchas dificultades, por mucha miseria durante mucho tiempo. Ya han pasado 23 meses en Grecia. Sí, somos felices aquí... pero esta felicidad perdió su momento", ha apuntado Yousef Hanan.

Mientras Yousef se despide de Grecia, ha compartido con Euronews sus peores momentos de su estancia en el país, los nueve meses que su familia tuvo que vivir en el campo de refugiados de Ritsona (Grecia central). Su esposa Hanash, dio a luz a su hijo menor en el campamento. "Vivíamos cinco personas, mi familia y yo en una tienda de campaña, en una pequeña tienda. Todo estaba muy mojado y húmedo durante el invierno. No puedo olvidar aquellos momentos", ha lamentado.

Una vez ya en el aeropuerto, Yousef y Hanash esperan las tarjetas de embarque, una mujer desconocida se les acerca. Betty Eyripioti, de nacionalidad británica casada con un griego, vive en el país desde hace más de 30 años, y ha tenido unas palabras para los refugiados a quienes les desea mucha suerte. "No es la primera vez que veo a un grupo de refugiados, aquí en el aeropuerto. Y mi sentimiento es simplemente tener unas pocas palabras con ellos, para asegurarles que adonde quiera que vayan, serán bienvenidos. ¡Y que no deben tener miedo!".

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dirige el programa de reubicación de la UE. Christine Nikolaidou, Oficial de Información Pública, explica el objetivo de la organización. "Para la Organización Internacional para las Migraciones, la esencia de la reubicación no es poner a los refugiados en un avión y llevarlos a otro país, miembro de la Unión Europea. El objetivo es ofrecerles la oportunidad de construir una nueva vida con seguridad y dignidad", ha aseverado.

Hanan Hanash ha compartido sus temores y expectativas de su futura vida en Irlanda. "Estoy feliz porque este sea el final de mi viaje. Estoy triste porque estoy dejando muchos amigos en Grecia y Siria. También estoy emocionada, porque empezamos una nueva vida con mis hijos. Estoy segura de que este nuevo comienzo traiga un futuro mejor para mis hijos".

Alrededor de 60.000 refugiados e inmigrantes que se han quedado atrapados en Grecia desean empezar una nueva vida, subir a un avión y llegar a su nueva patria. La familia Hanan lo ha logrado.