Última hora

Última hora

Pyeongchang 2018: Esto es todo, amigos

Leyendo ahora:

Pyeongchang 2018: Esto es todo, amigos

Tamaño de texto Aa Aa

Tras casi tres semanas de competición los Juegos Olimpicos de Pyeongchang han llegado a su fin. Unos juegos en los que ha habido de todo; deportistas que han hecho historia, delegaciones que han batido records, y jóvenes promesas que han llegado para quedarse. Esta es nuestra selección de los mejores momentos de lus Juegos de Invierno de Pyeongchang.

El brillo de las estrellas

Shaun White se convirtió en el primer snowboardista en conseguir tres oros olímpicos en tres ediciones diferentes. El norteamericano conquistó las pistas de Pyeongchang, como ya hiciese en Turín y Vancouver. Han pasado 12 años desde el primer hasta su último oro, todo un récord en Estados Unidos.

No menos imponentes son los registros de Martin Fourcade, que con tres oros en Corea se convirtió en el mejor deportista olímpico de Francia. El galo ostenta ya cinco metales dorados en su palmarés.

Ester Ledecka, de la República Checa, pasará a la historia como la primera en imponerse en dos deportes diferentes en unos mismos juegos. Primero se llevó la victoria en el supergigante de esquí y una semana después se colgó el oro en el eslalon gigante paralelo de snowboard.

La delegación noruega fue la más exitosa. El equipo nórdico no sólo se proclamó campeón sino que, con 39 medallas, batió el récord de Estados Unidos, que databa de 2010 y estaba cifrado en 37.

Chloe Kim, de sólo 17 años, recordará toda su vida los Juegos de Pyeongchang. Su oro en el halfpipe le convirtió en la snowboardista más joven en encumbrarse juntos a los cinco anillos.

Dos años menos, 15, tiene la rusa Alina Zagitova. Ella también se llevó el oro, destacando como la niña prodigio de la competición. La patinadora y el equipo masculino de hockey dieron las únicas alegrías a la denominada delegación AOR, Atletas Olímpicos de Rusia.

La sombra del dopaje

Pero como en todas las historias, siempre hay una cara oscura. Y en esta ocasión, no fue nada nuevo. La sombra del dopaje volvio a estar presente en unos Juegos. Atletas rusos que competían bajo la bandera olímpica dieron positivo en controles antidopaje. En algunos casos, incluso, supuso la perdida de una medalla olimpica.

La delegación rusa se presentó en Corea del Sur bajo la bandera de los cinco anillos y con el sobrenombre de AOR. Llegaron a Pyeongchang 168 competidores para participar en 15 deportes diferentes. Todos limpios.

Pero las alarmas se volvieron a encender comenzado el juego. El primero en caer fue Aleksandr Krushelnitckii. El jugador de curling había logrado ya la medalla de bronce junto a su esposa cuando dio positivo por meldonium. Tuvo que devolver la medalla y se vio obligado a abandonar el país.

Y después siguió sus pasos la competidora de bobsleigh Nadezhda Sergeeva. Había quedado en duodécimo lugar. Según los medios rusos, su caso fue por empleo de trimetazidina, un estimulante que se utliliza normalmente en pacientes con amigdalitis.