Última hora

Última hora

Ser detenido para no morir de frío

Leyendo ahora:

Ser detenido para no morir de frío

Tamaño de texto Aa Aa

Frente a la ola de frío que se abate sobre Europa, la ciudad de Bruselas ha adoptado medidas drásticas para socorrer a las personas sin hogar.

La policía podrá detener a quienes se nieguen a pasar la noche en los refugios que las autoridades han puesto a su disposición.

Ante la polémica que ha suscitado la medida, las autoridades se justifican:

"No podemos aceptar la decisión de una persona que pone su vida en peligro", explica Vincent Dewolf, alcalde del barrio de Etterbeek. "Si alguien quiere saltar desde un puente, ¿lo empujas o lo retienes? La respuesta es obvia. Además, existe la obligación legal de asistir a las personas en peligro. Y como responsable de la seguridad pública, me siento obligado a hacerlo".

Los servicios sociales seguirán en primera línea, pero en caso de necesidad podrán pedir la intervención de la policía que podrá proceder a un arresto administrativo.

La Cruz Roja se ha movilizado para ofrecer camas suplementarias y también centros de día para que los sin techo puedan refugiarse de frío y tomar algo caliente. En principio la organización defiende el derecho de los individuos a decidir, pero reconocen que que "cuando la vida de las personas está en peligro, es normal ofrecerles seguridad". Freddy Simon, director de uno de los refugios, afirma que "sería triste que se produjeran muertes en la calle a causa del frío porque una determinada personas se niega a recibir ayuda y las autoridades no hacen lo necesario para protegerla".

Entre los que se niegan a acudir a los refugios se encuntra Diego, de origen español, que lleva siete años viviendo en las calles de la capital belga. "Nunca iré a un centro social porque están sucio, porque roban y porque es el caos. Yo y mi mujer preferimos la calle", afirmqa.

En las próximas horas las temperaturas podrían llegar a 10 grados bajo cero.