Última hora

Última hora

Represalias de China y respuesta "firme" de Bruselas a los aranceles de Trump

Leyendo ahora:

Represalias de China y respuesta "firme" de Bruselas a los aranceles de Trump

Tamaño de texto Aa Aa

Asia teme una guerra comercial tras el anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer fuertes aranceles sobre el acero y el aluminio, mientras la Unión Europea (UE) ha prometido una respuesta "firme".

Los precios de las acciones de los fabricantes asiáticos de acero que abastecen a Estados Unidos han caído, este viernes, tras una jornada difícil en Wall Street.

China no descarta represalias, que podrían tener como blanco a los agricultores estadounidenses.

"Hemos sabido, por los chinos y por quienes han hablado con ellos, que la soja, la mayor importación China de Estados Unidos, es una de las cosas que pueden verse afectadas en el futuro", ha dicho Jacob Parker, vicepresidente de operaciones en China del Consejo Empresarial EE.UU.-China.

Canadá, primer socio comercial de Washington, ha calificado de "inaceptable" cualquier tasa a su industria del acero y el aluminio. La medida, de hecho, podría ir en contra de la industria estadounidense, como ha apuntado el ministro de comercio canadiense.

"Lo que debemos recordarnos a nosotros mismos es que Estados Unidos tiene un superávit de 2.000 millones en el comercio del acero con Canadá. Canadá compra más acero estadounidense que cualquier otro país del mundo. Y cualquier insinuación respecto a que el acero canadiense supone una amenaza a la seguridad nacional está totalmente fuera de lugar", ha declarado Francois-Philippe Champagne, ministro de Comercio de Canadá.

Bruselas ha asegurado que no va a quedarse de brazos cruzados. La Comisión Europea (CE) ha anunciado que en los próximos días va a emitir "una propuesta de contramedidas, compatibles con la Organización Mundial del Comercio, contra Estados Unidos para reequilibrar la situación".

"Lamentamos profundamente este paso, que parece representar una intervención flagrante para proteger a la industria nacional de Estados Unidos y no se basa en ninguna justificación de seguridad nacional", ha dicho en un comunicado el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.