Última hora

Última hora

La resiliencia de Mohammad, de 7 años

Leyendo ahora:

La resiliencia de Mohammad, de 7 años

Tamaño de texto Aa Aa

Mohammad tiene 7 años. Es sirio. Y en su corta existencia solo ha conocido la guerra y el exilio. Como él, según el ACNUR, hay más de un millón de niños refugiados que nunca han conocido la paz en Siria.

Una noche de agosto de 2014, el conflicto llegó a las puertas de la casa de la familia Ibrahim, en un pueblo cercano a las ruinas de Palmira. Fue cuando el pequeño Mohammad fue alcanzado por metralla y perdió una mano, ya que las bombas los retuvieron en casa durante dos días. Su padre, Hussein, se encontraba atrapado en el Líbano, donde trabajaba ocasionalmente en la construcción.

"No pudimos llevarlo al hospital debido a los bombardeos. Le tuvieron que amputar la mano", cuenta Hussein Ibrahim, padre de Mohammad.

A partir de entonces, las cosas no hicieron más que empeorar. La discapacidad auditiva de Mohammad, diagnosticada cuando tenía un año y medio, se deterioró rápidamente. Ya no podía acudir a sus visitas trimestrales al especialista, en Damasco, porque los grupos armados mantenían retenidos a los civiles.

Ahora, comparte aprendizaje y juegos en una escuela para sordos de Beirut, cuya dirección lamenta no poder hacer más por los menores sirios.

"No tenemos fondos suficientes para tener más niños refugiados. Si pudiéramos obtener ayuda, podríamos recibir a más niños sirios", explica Gladys Shawish, directora del centro de la fundación FAID.

Mohammad es uno de los 20 refugiados sirios que comparten aula con 50 niños libaneses.

Pero no fue fácil llegar al Líbano. A principios de 2016, la madre de Mohammad, Aisha, tuvo que recurrir a traficantes de personas para que la sacaran de Siria junto a sus cuatro hijos, y poder reunirse con su marido. Fue un viaje de dos meses lleno de penalidades.

"Me gusta dibujar mariposas", dice Mohammad, a quien una de sus maestras califica como un "estudiante muy inteligente", que siempre quiere demostrar que es "como los demás".

Su madre resume así la actitud que, dice, definirá el futuro de su pequeño: "Su determinación siempre ha sido más grande que su discapacidad".