Última hora

Última hora

Los japoneses dominan el Gran Premio de Ekaterimburgo

Leyendo ahora:

Los japoneses dominan el Gran Premio de Ekaterimburgo

Tamaño de texto Aa Aa

El Gran Premio de Ekaterimburgo de judo termina con el dominio incontestable de los japoneses, que han conseguido diez medallas, seis de oro. Muestra de esto fue la final de la categoría de menos de 81 kilos, en la que se enfrentaron Sotaro Fujiwara y Takeshi Sasaki.

Aunque fue el judoca local Niyaz Ilaysov el que ha enfervorecido a la grada al conseguir la segunda medalla de oro para Rusia en menos de 100 kilos. Una final emocionante contra el belga Toma Nikiforov.

Ilaysov usó el propio impulso de su adversario en un contrataque que terminó con los dos anotándose un waza ari. El público saltó de sus asientos al comprobar que su compatriota era el vencedor.

"Es el mejor momento y el más satisfatorio en la vida deportiva de alguien, ganar ante tu público", dijo Ilaysov. "Es algo que se busca durante años. Y luego piensas, 'vale, lo he conseguido'. Es uno de los mejores momentos de la vida".

La brasileña Maria Portela hizo una exhibición de judo explosivo en su camino a la final en el que ganó a la rusa Taisia Kireeva. Portela tomó ventaja gracias a un error de su rival para apuntarse un ippon, adjudicándose el tercer gran premio de su carrera, todos ellos ganados en Rusia.

"Ahora amo Rusia. Aunque hace un poco de frío para mi, pero tras estas medallas de oro aquí, amo Rusia", explicó risueña la brasileña.

El número uno del mundo, el serbio Aleksandar Kukolij llegó a la final de menos de 90 kilos, donde mostró un gran técnica de suelo para ganar al bielorruso Yahor Varapayeu. Kukolij se aseguró un ippon, y con su victoria afianzó su posición de cabeza en la clasificación de su categoría.

Por otra parte Larisa Ceric dio a Bosnia su primera medalla de oro en ,más de 78 kilos.

Y la acción del día fue para el austriaco Laurin Boehler. Un increíble ura nage contra el francés Alexandre Iddir, levantando en volandas sus cerca de 90 kilos antes de tirarle de espaldas limpiamente sobre el tatami. Un ejemplo de que el judo también puede ser espectacular.