Última hora

Última hora

Muere el último macho de rinoceronte blanco del mundo

Leyendo ahora:

Muere el último macho de rinoceronte blanco del mundo

© Copyright :
REUTERS/Thomas Mukoya/File Photo
Tamaño de texto Aa Aa

El último macho de rinoceronte blanco del norte del mundo ha muerto en Kenia, dejando sólo dos hembras de su subespecie vivas en el mundo.

Ol Pejeta Conservancy dijo que el rinoceronte, llamado Sudán, fue eutanasiado el lunes, a la edad de 45 años, después de haber sido tratado por "complicaciones relacionadas con la edad" que habían afectado sus músculos y huesos, y de haber recibido extensas heridas en la piel.

"Su condición empeoró significativamente en las últimas 24 horas; era incapaz de ponerse de pie y estaba sufriendo mucho", dijo el ecologista.

El director de Ol Pejeta, Richard Vigne, rindió homenaje al rinoceronte, cuya muerte, según él, "se espera que sea vista como un momento fundamental para los ecologistas de todo el mundo".

"Fue un gran embajador de su especie y será recordado por la labor que realizó para concienciar a todo el mundo sobre la difícil situación a la que se enfrentan no sólo los rinocerontes, sino también los muchos miles de otras especies que afrontan la extinción como resultado de la actividad humana insostenible", dijo.

Sólo quedan dos hembras de la subespecie: la hija de Sudán, Najin, y la hija de Najin, Fatu.

Ol Pejeta señaló que el día de su muerte se tomó una copia del material genético de Sudán, lo que da esperanza a los esfuerzos futuros para sacar a la especie del borde de la extinción mediante técnicas de fertilización in vitro.

Sudán había vivido anteriormente en el zoológico de Dvur Kralove en la República Checa antes de ser transportado a Ol Pejeta Conservancy en 2009.

En 2017, los ecologistas apuntaron a Sudán en la plataforma de citas online Tinder como "El soltero más elegible del mundo", con la esperanza de recaudar suficiente dinero para un tratamiento de fertilidad después de que los intentos de conseguir que se apareara fracasaran naturalmente.

Jan Stejskal, director de proyectos internacionales del zoológico de Dvur Kralove, describió la muerte de Sudán como "un cruel símbolo del desprecio humano por la naturaleza".