Última hora

Última hora

La Comisión Europea da luz verde a la compra de Monsanto por Bayer

Leyendo ahora:

La Comisión Europea da luz verde a la compra de Monsanto por Bayer

Tamaño de texto Aa Aa

62.000 millones de dólares. Es el precio que va a pagar la farmacéutica alemana Bayer por la compra de la agroquímica estadounidense Monsanto, uno de los gigantes en la fabricación de semillas y pesticidas. El acuerdo comercial se produce este miércoles tras la aprobación de la Comisión Europea, lo que permitirá que Bayer controle más de una cuarta parte del mercado mundial agroquímico.

Pero sobre la mesa hay ciertas condiciones. Para conseguir la aprobación comunitaria, Bayer se ha comprometido a vender todo su negocio de semillas y parte del de fitosanitarios a su competidora alemana BASF que pagará 5.900 millones de euros. A pesar de la luz verde de Bruselas, la compra está siendo revisada por autoridades chinas y estadounidenses encargadas de las leyes antimonopolio.

"Hemos aprobado los planes de Bayer para absorber Monsanto porque los remedios propuestos por las partes, por un valor de más de 6.000 millones de euros, responden totalmente a nuestras preocupaciones en materia de competencia", dijo la comisaria europea del ramo, Margrethe Vestager, en un comunicado. El Ejecutivo comunitario debe ahora completar la revisión de la compra por parte de BASF y sólo cuando esta reciba también luz verde Bayer podrá completar la fusión con Monsanto.

La Comisión abrió en agosto una investigación sobre la compra de Monsanto que determinó que, de producirse sin condiciones, habría reducido la competencia en los mercados de semillas y pesticidas, en los que la estadounidense y Bayer son rivales, así como en materia de innovación. Para responder a estos problemas, Bayer se ha comprometido a vender a BASF la casi totalidad de su negocio mundial de semillas, no sólo de colza y algodón, donde se solapa con Monsanto, sino también de soja y trigo para garantizar la viabilidad de BASF, que ahora no vende semillas. También le venderá su departamento de investigación y desarrollo y su negocio de caracteres vegetales, genéticamente modificados y no modificados. Asimismo, cederá sus activos del pesticida glufosinato y tres líneas de investigación en herbicidas no selectivos. "A primera vista, BASF parece un comprador apropiado porque la empresa no vende ahora ni semillas ni herbicidas no selectivos y significa que los solapamientos en este sector serían limitados", dijo en un comunicado la CE.

Bruselas indicó, no obstante, que ahora BASF y Bayer deben probar que la primera será capaz de desarrollar el negocio adquirido y competir frente al actor surgido de la fusión y en el mercado agroquímico en general. Bayer confirmó en septiembre de 2016 la compra, que le llevará a pagar 128 dólares por acción, y confía en completarla a principios de este año tras haber recibido luz verde en China. La firma alemana está en 77 países y da trabajo a 116.800 personas, mientras que la estadounidense tiene presencia en 68 países, entre ellos once latinoamericanos, y emplea a 22.000 individuos. El visto bueno comunitario supone la culminación de un proceso de consolidación en el sector agroquímico mundial, después de que Bruselas autorizase en marzo de 2017 la fusión de Dow Chemical y DuPont y en abril, la de Syngenta y Chemchina.

Se calcula que Bayer y Monsanto facturarían juntas 23.000 millones de euros anuales; Syngenta y Chemchina, 14.800 millones de euros, y Dow Chemical y Dupont, 14.600 millones, con lo que coparían más de la mitad de un mercado que mueve unos 85.000 millones de euros.

EFE