Última hora

Última hora

Investigación para combatir la contaminación del agua

Leyendo ahora:

Investigación para combatir la contaminación del agua

Tamaño de texto Aa Aa

"¿Cuánto plástico termina en nuestros ríos y qué consecuencias tiene en nuestra salud y el medio ambiente? Científicos y ciudadanos europeos unen sus esfuerzos para encontrar respuestas y soluciones".

Voluntarios: entre la conciencia ciudadana y la vocación científica

Estamos en Sambuca, al sur de Florencia, a orillas del río Pesa, estos jóvenes toman muestras para evaluar la contaminación del agua. Esta iniciativa ciudadana no solo proporciona datos valiosos para la ciencia, aumenta además la conciencia medioambiental ciudadana.

Marco Giunti es uno de los voluntarios que colaboran en este proyecto: "Realizamos tres tipos de observaciones: dos se hacen con reactivos químicos que analizan el contenido de nitratos y fosfatos, y otra es un análisis visual con el que se estima la turbiedad del agua".

Un grupo de voluntarios recoge los residuos plásticos junto a la ribera del río y registra las micropartículas que son susceptibles de llegar a los mares y océanos. La polución procedente de las aguas residuales o los vertidos industriales, también aparecen indicados en los análisis químicos.

"Tomamos nota de los residuos plásticos que encontramos en cada sitio en particular, señala Andrea Vanni, colaborador de este proyecto ciudadano. Anotamos todo en esta ficha y también en nuestro sitio web, a través de una aplicación de telefonía móvil".

De la ribera del río al laboratorio

Las muestras recogidas por voluntarios se analizan en el laboratorio en el marco de un proyecto de investigación europeo, que estudia las partículas de microplásticos en las muestras de agua.

El agua se filtra hasta alcanzar los 900 grados centígrados. Las partículas se volatilizan a diferentes temperaturas. Este instrumental de escala hiperprecisa registra el peso de cada partícula evaporada, lo que revela el tipo de componentes microplásticos que se hallan presentes.

Desde el departamento de Biotecnología, Química y Farmacia de la Universidad de Siena, la profesora Gemma Leone nos explica su método:

"Tratamos de identificar las partículas para desarrollar métodos con los que reducir su presencia, pues representan una grave amenaza para la fauna, la flora acuática y para todo el ecosistema."

Una simulación de la superficie de los océanos

Los investigadores observan la vida microbiana bajo una simulación de luz solar. Y de este modo comprenden mejor los efectos biológicos de las micropartículas del plástico.

Luisa Galgani dirige la investigación científica del proyecto POSEIDOMM

"Colocamos en estas probetas micropartículas de poliestireno para observar la interacción entre las micropartículas con la materia orgánica.

Estudiamos su reacción al exponerla a la luz para simular, de la forma más realista posible, las condiciones que se dan en la superficie del océano, que está expuesta a la radiación solar ".

La tecnología al servicio de la investigación medioambiental

Mediante la tecnología de resonancia magnética nuclear se detectan diversos cambios moleculares. Esto permite analizar los efectos de los microplásticos en los procesos biológicos y químicos en la superficie marina.

"¿Hasta qué punto desconocemos aún los efecto del plástico en nuestro ecosistema?"

Steven Loiselle, coordinador del proyecto POSEIDOMM, considera que aún queda mucho por aprender. "Estamos cuantificando la cantidad de plásticos que entran en el ecosistema sin saber realmente en qué termina todo. Y qué efectos realmente tienen en la fauna. Ya conocemos las consecuencias de algunos aspectos, pero no sabemos como afecta al conjunto biológico y químico de nuestro ecosistema acuático".

Ciencia, conciencia y políticas apropiadas

Al estudio científico y la conciencia ciudadana, sumemos las políticas adecuadas para preservar nuestro planeta.

Un reportaje de Denis Loctier.

Más de futuris