Última hora

Última hora

Procesado el exjefe de los Mossos por sedición y organización criminal

Leyendo ahora:

Procesado el exjefe de los Mossos por sedición y organización criminal

Tamaño de texto Aa Aa

La jueza Carmen Lamela ha anunciado hoy el procesamiento del exjefe de la Policía regional catalana (Mossos d'Esquadra) Josep Lluís Trapero por los delitos de organización criminal y sedición.

La magistrada de la Audiencia Nacional considera sedición la pasividad de los Mossos d'Esquadra el 20 y 21 de septiembre cuando miles de personas impidieron la salida de una comisión judicial con agentes de la Guardia Civil que llevaban a cabo un registro frente a la Consejería de Economía catalana.

Asimismo, lo aprecia un delito de sedición en la actuación de los Mossos el 1 de octubre, cuando las autoridades independentistas catalanas auspiciaron el referéndum de independencia de Cataluña a pesar de que había sido declarado ilegal.

Por los sucesos de septiembre ya están en prisión provisional acusados de sedición soberanistas catalanes como Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, líderes de asociaciones que convocaron a concentrarse ante la Consejería de Economía durante el registro judicial.

Por esos mismos sucesos, la magistrada de la Audiencia Nacional ha dictado un auto de procesamiento, paso previo a la apertura de juicio, en el que también procesa, aunque en este caso solo por un delito de sedición por el citado asedio, al alto cargo de los Mossos Teresa Laplana.

En cuanto a Trapero le imputa un delito de organización criminal, lo mismo que a dos cargos políticos directivos de los Mossos, César Puig y Pere Soler.

La jueza Lamela considera que los tres integraban una organización jerarquizada "bajo una dirección común en cuya cúspide", señalando al expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, que tenía como objetivo la celebración del 1 de octubre y la declaración de independencia del 27 de octubre.

El 1 de octubre, refuerzos de la Guardia Civil y la Policía Nacional española enviados por el Ministerio del Interior tuvieron que actuar en varios colegios donde se pretendía llevar a cabo la consulta soberanista lo que generó incidentes y algunos heridos.

Amparado en esa consulta del primer día de octubre, el Parlamento regional aprobó, el día 27, una declaración unilateral de independencia de Cataluña, anulada después por el Tribunal Constitucional español.