Última hora

Última hora

Un muñeco con sarampión desata la polémica en Italia

Leyendo ahora:

Un muñeco con sarampión desata la polémica en Italia

© Copyright :
Captura de pantalla del vídeo promocional de Giochi Preziosi
Tamaño de texto Aa Aa

"Morbillo" significa sarampión en Italia y el nuevo juguete de la empresa italiana Giochi Preziosi se llama "Cicciobello Morbillino". Se trata de un muñeco que simula tener esta enfermedad infecciosa que se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas rojas en la piel. Para "curarlo", los puntos rojos se borran con la toallita mágica, crema y tiritas, dice la publicidad.

Su lanzamiento comercial ha desatado la polémica en Italia. "Corre el riesgo de trivializar la idea de esta enfermedad", advierte Walter Ricciardi, presidente del instituto italiano superior de Sanidad (Iss, por sus siglas en italiano). El sarampión no se cura con una toallita "mágica" y causa, todavía hoy, muertes y graves complicaciones, añade.

"Conectar una enfermedad como el sarampión con algo para jugar es engañoso", indica Ricciardi. "Se corre el riesgo de llevar a la gente a preocuparse más por la vacuna, que es segura, que por la enfermedad, que no es en absoluto trivial".

Por su parte, la empresa se defiende: "se trata de un juego, lo hemos hecho todo de buena fe". Giochi Preziosi cree no haber hecho nada "escandaloso", porque este tipo de "muñecos con 'pupas'" siempre han existido.

"La mamá curando una muñeca es un juguete que existe desde hace 50 años", dijo Enrico Preziosi, fundador de la compañía, en una entrevista con Radio Capital. "Nadie aquí quiere banalizar la enfermedad. Estos médicos que lo critican deberían preocuparse por cosas más serias. Si hubiéramos usado las palabras 'gripe' o 'fiebre', nadie habría dicho nada", se defiende.

El nuevo muñeco tampoco le gusta el presidente de la Sociedad Italiana de Pediatría, Alberto Villani, quien recuerda que desde 2017 hasta la fecha ha habido 7 muertes en Italia por sarampión, por lo que hace una propuesta: que 'Cicciobello' pueda ser vacunado, para transmitir un mensaje positivo relacionado con la vacunación. También ha habido críticas por parte del presidente de la Federación Italiana de Médicos Pediatras, Paolo Biasci.

En resumen, los médicos italianos coinciden en advertir que el sarampión "no es un juego" y las cifras les dan la razón: desde principios de 2018, en Italia dos personas, no vacunadas, de 38 y 41 años, murieron de sarampión, ambas por insuficiencia respiratoria.