Última hora

Última hora

La ingesta de 29 kilos de plástico que mató al cachalote de Cabo de Palos llama a la acción

Leyendo ahora:

La ingesta de 29 kilos de plástico que mató al cachalote de Cabo de Palos llama a la acción

© Copyright :
La Opinión de Murcia
Tamaño de texto Aa Aa

La indigestión de 29 kilos de plástico que causó la muerte de un cachalote en las costas españolas el pasado mes de febrero ha provocado el lanzamiento de una campaña para concienciar sobre el peligro de las basuras marinas para los animales.

El cadáver de diez toneladas apareció varado en la Cala del Muerto, Cabo de Palos, en en la región española de Murcia. A los vecinos de la zona les llamó la atención el mal olor que desprendía, por lo que pensaron que llevaba varios días muerto, según explicaba entonces el periódico local La Opinión de Murcia.

La posterior necropsia desveló que la causa de la muerte se encontraba en su estómago, donde aparecieron bolsas de basura, trozos de redes, cabos y hasta un bidón.

Región de Murcia
La necropsia fue realizada por el equipo del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle. Región de Murcia

No es la primera vez que aparece un cachalote muerto en las costas españolas debido a la ingesta de residuos humanos, en 2013 se encontró otro cadáver de la misma especie en Granada, al que 18 kilos de plástico habían causado una ruptura gástrica.

Como respuesta, la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de la Región de Murcia ha puesto en marcha once acciones de limpieza de playas que incluirán la recolección de datos sobre el tipo y la cantidad de basura y organización de charlas educativas en los centros escolares.

"Cuando los animales marinos ingieren plásticos de forma accidental, éstos se acumulan en su sistema digestivo, causando una falsa sensación de saciedad, y reduciendo la cantidad de alimento que pueden ingerir", explica Greenpeace España en un comunicado. "Al no obtener todos los nutrientes que necesitan, los animales pierden peso y se debilitan, reduciéndose su capacidad de supervivencia".

La ONG también explica que estos residuos pueden llegar a causar obstrucciones, heridas, perforaciones y otro tipo de daños físicos en el aparato digestivo de la fauna marina.

El cachalote, que se encuentra catalogado como animal vulnerable por la legislación española, se alimenta casi exclusivamente de calamares. Pero, estos mamíferos marinos no son las únicas víctimas de la gran cantidad de plásticos que, tras el consumo humano, acaban depositados en el mar. Según Greenpeace, el 40-60% de las tortugas ingieren plásticos y en algunas especies de aves este porcentaje se eleva hasta el 93%.

La Opinión de Murcia
El cadáver del cachalote hallado el 3 de marzo. La Opinión de Murcia

“La presencia de plásticos en mares y océanos es una de las mayores amenazas para la conservación de la fauna silvestre en todo el mundo, ya que muchos animales quedan atrapados entre la basura o ingieren grandes cantidades de plásticos que acaban provocando su muerte”, señaló la directora general de Medio Natural de la Región de Murcia, Consuelo Rosauro.