Última hora

Última hora

Bielorrusia, ¿el sueño digital de Europa Oriental?

Leyendo ahora:

Bielorrusia, ¿el sueño digital de Europa Oriental?

Tamaño de texto Aa Aa

En las calles de Minsk, capital de Bielorrusia, el legado de la era soviética todavía está muy presente. Pero en las afueras de la ciudad se encuentra la nueva cara de un parque tecnológico en el que este país, de unos 10 millones de habitantes, basa la esperanza de un boom económico.

¿Es Bielorrusia la futura Silicon Valley de Europa del Este?

"En 2005, hemos creado una red de alta tecnología aquí y hoy exportamos servicios de un valor de casi mil millones de dólares al exterior. No hay duda de que nos gustaría convertir a Bielorrusia en un país de alta tecnología", dice el ministro de relaciones exteriores de la República de Bielorrusia, Vladimir Makei.

Inversión extranjera

Los inversores extranjeros representan más de un tercio de las 160 empresas del sector. El año pasado un decreto sobre el desarrollo de la economía digital que ofrece beneficios fiscales considerables abrió nuevas perspectivas. Otro valor agregado del país es su capital humano, subraya el titular de un portal de información empresarial.

"Tenemos algunos ejemplos de historias de éxito, por ejemplo Viber se ha desarrollado en Bielorrusia. La competencia por personas talentosas en Bielorrusia es actualmente mucho menor que en Israel, Finlandia o en Silicon Valley. Y en general los costes para los negocios son mucho más bajos que en Berlín o en París", sostiene Vitali Valianuk, CEO de Probusiness.

Vientos de libertad

Las tecnologías de la información también conllevan la promesa de nuevos espacios de libertad. Ésta es la esperanza de los medios de comunicación, amordazados por el régimen autoritario del presidente Lukashenko, según la directora del Club de Prensa Bielorrusia.

"Todos los medios son controlados por el gobierno, por el Estado, y además altamente controlados. Durante 20 años los medios independientes han sido expulsados del mercado por medio de la represión.

Si este sector (TI) se desarrolla bien tal vez vengan nuevos inversores, y tal vez los medios encuentren un segundo viento".

Proyectos sociales

Cambiar el país a través de la innovación es el desafío del equipo Imena. Una revista en línea, pero también una ONG. Está totalmente financiada por el crowdfunding y su objetivo es resolver problemas sociales.

"La gente está acostumbrada a leer y ver que hay muchos problemas en la sociedad bielorrusa, pero no pueden hacer nada al respecto. Por eso hemos surgido para brindar a las personas una herramienta que les permita influir y resolver un problema", sostiene Ekaterina Siniuk, jefa de la plataforma Imena.

Abuso infantil, pobreza, deficiencias médicas: Imena ya ha financiado varios proyectos sociales en todo el país.

"Bielorrusia está cambiando gracias a la llegada de una nueva generación. Las tecnologías cambian el contexto de cualquier país, y en Bielorrusia, que está en el centro de Europa, este contexto también está cambiando".

Más de Insight