Última hora

Última hora

Torturado por el régimen sirio

Leyendo ahora:

Torturado por el régimen sirio

Tamaño de texto Aa Aa

De las polvorientas montañas del desierto sirio hasta la abarrotada ciudad universitaria de Lovaina la Nueva.

La vida de Yahia Hakoum cambió drásticamente en 2011, cuando se unió a las manifestaciones contra el régimen de Bashar al Assad acuciado por el paro y la falta de perspectivas.

Tras ser detenido, Yahia pasó 45 días de prisión en prisión, incluida la terrible penitenciaría de Saydnaya, donde a causa de las torturas perdió 31 kilos.

"Cuando salí de la cárcel era solo carne y huesos. Asustaba a la gente. Las torturas eran sistemáticas y tenían por objetivo destrozarnos mental y físicamente", explica.

Yahia no quiso unirse al Ejército Libre Sirio y decidió marchar. Gracias al sacerdote italiano Paolo Dall´ Oglio consiguió un visado de estudiante para Bélgica, donde cursa un máster en Ciencias Políticas y mantiene su activismo político.

"Preferí dejar el país porque no quería matar a alguien porque no compartía mis ideas políticas. Mis únicas armas son las palabras . Tampoco soy una personas influyente. Así que lo único que puedo hacer es ofrecer mi testimonio, explicar lo que pasó y lo que sigue pasando", afirma.

Sobre el futuro de su país, Yahia no tiene dudas: la paz no vendrá de las negociaciones entre Irán, Rusia y Turquía, ni de una Europa que evita actuar como un verdadero mediador.

"Ha aceptado el papel de ser una gran ONG que entrega ayuda humanitaria, que ofrece dinero. Puede jugar un papel más importante a través de las sanciones económicas, pero incluso las sanciones económicas no son respetadas".

Según Yahia, mientras la comunidad internacional respalde la llamada oposición oficial que representa los intereses de Arabia Saudí, Egipto o Qatar, Siria nunca superará el conflicto.

"No se está dando la palabra a la gente del interior, así pues no hay una verdadera representación siria que venga del corazón de la revolución. Esta no es la revolución de los ancianos, no es la revolución de la oposición histórica a Al Assad. Es la revolución de los jóvenes y la juventud nunca ha tenido la posibilidad de hablar de política", concluye.

Yahia no tiene miedo a hablar en público. Espera regresar como un hombre libre a Siria para reunirse con lo que queda de su familia. De sus diez hermanos, tan sólo dos han sobrevivido a la guerra. Su madre se encuentra en un campo de refugiados de Jordania.