Última hora

Última hora

¿El sexo no consentido es violación? Para la mayoría de los países europeos no

Leyendo ahora:

¿El sexo no consentido es violación? Para la mayoría de los países europeos no

© Copyright :
REUTERS/Eloy Alonso
Tamaño de texto Aa Aa

Abuso sexual y violación. La diferencia entre estos dos términos a los ojos de los jueces españoles ha provocado indignación y el amanecer de una versión autóctona del movimiento #MeToo después de que cinco hombres, conocidos como 'La Manada', fueran absueltos de violación y declarados culpables del delito menor de abuso sexual.

La ley española dice que ambos delitos suponen un contacto sexual no consentido, pero que solo en el caso de la violación se ejecuta con violencia o intimidación, mientras que en el abuso sexual no existen estos dos componentes. El veredicto en el juicio de Pamplona fue el detonante de llamados a reformar las leyes que dictan que la violación es sexo no consensual sin importar si ocurrió violencia o intimidación. Incluso el gobierno español ha anunciado que revisará la tipificación de este delito.

Leer: 'La Manada': ¿Cuál es la diferencia entre abuso sexual y violación en España?

Aunque España se encuentra actualmente en el centro de atención por sus tecnicismos legales, no es el único país europeo que no reconoce el sexo sin consentimiento como violación.

Anna Blus, investigadora de Amnistía Internacional sobre los derechos de la mujer en Europa, ha centrado sus últimos estudios en las leyes sobre violación en todo el continente y ha descubierto que sólo siete países de Europa occidental y de la UE cuentan con legislación que define el sexo sin consentimiento como violación.

Reino Unido -incluidos los tribunales de Irlanda del Norte, Escocia, Inglaterra y Gales-, Bélgica, Chipre, Luxemburgo, Islandia, Irlanda y Alemania definen el sexo no consensual como violación. Suecia se unirá a la lista en julio, cuando se espera que el parlamento apruebe la legislación.

La definición de violación de Amnistía Internacional se rige por el Derecho internacional de los derechos humanos y hace referencia al concepto según fue definido en la Convención de Estambul, considerada la legislación más completa sobre la lucha contra la violencia contra la mujer. La Convención define la violación como la ausencia de consentimiento, afirmando que "el consentimiento debe darse voluntariamente", y requiere que todos los signatarios incluyan leyes que definan la violación como tal.

Veinte países europeos han ratificado la Convención de Estambul, pero la mayoría aún tiene que cambiar sus leyes para ponerlas en consonancia, según Blus.

Pamplona: ¿Un veredicto diferente?

Para los acusados de Pamplona, conocidos como 'La Manada' por el nombre de su grupo WhatsApp, donde compartieron un vídeo del ataque y bromearon sobre el incidente, los críticos dicen que la acusación de abuso sexual no fue lo suficientemente lejos y que la sentencia de nueve años fue demasiado indulgente.

"Este caso muestra exactamente lo que puede suceder si la legislación no reconoce las relaciones sexuales sin consentimiento como violación. Porque creo que este juicio es exactamente lo que hizo", dijo Blus.

Sin encontrar intimidación, amenazas o violencia, según Blus, "[los jueces] no pudieron encontrar que el sexo sin consentimiento, en su caso, era realmente violación".

"Así que creo que este caso realmente muestra a la sociedad cómo incluso algo tan técnico, como cambiar la legislación para que cumpla con los derechos humanos... los jueces pueden haber sido capaces de llegar a una conclusión diferente en su caso".

¿Una legislación eficaz contra la violación en Europa?

Incluso si se consideran los siete países que definen las relaciones sexuales no consensuales como violación, el continente todavía tiene un largo camino por recorrer, dijo Blus a Euronews. "La gran mayoría de los países europeos no están al día".

"Es realmente un problema en toda la región. Esto puede ser, por lo que estoy descubriendo, por un lado, cosas básicas como no reconocer en la legislación que el sexo sin consentimiento es violación y, por otro, la práctica: los mitos y estereotipos generalizados, los casos en los que vemos cómo es la víctima la que es interrogada en el tribunal, como preguntas como '¿Estabas borracha?'"

"Es algo que le pasa todo el tiempo a las mujeres en toda Europa. Así que no creo que podamos decir, desafortunadamente, que hay un país que ha estado haciendo algo extremadamente positivo".

"Lo que me da esperanza en este momento es el hecho de que Islandia haya cambiado recientemente la ley y que es muy probable que Suecia también lo haga".

¿Son suficientes las definiciones basadas en el consentimiento?

Un juicio de alto perfil por violación en Belfast en el que participaron dos jugadores internacionales de rugby irlandeses y dos de sus amigos suscitó protestas en todo Reino Unido e Irlanda después de que los cuatro acusados fueran absueltos de todos los cargos. El caso resultó altamente divisorio en la isla de Irlanda, y los manifestantes salieron a las calles y a las redes sociales para participar en la campaña "Creo en ella". Otros también se apresuraron a defender a los acusados.

Irlanda del Norte es una de las jurisdicciones que define el sexo no consensual como violación, pero, según Blus, es un ejemplo de cómo la legislación es sólo un paso de un paquete de reformas que se necesitan para prevenir la violación y hacer justicia.

"En ese caso, los presuntos autores fueron absueltos porque el tribunal no consideró que, aunque existe una definición basada en el consentimiento en esa jurisdicción, que la fiscalía probara que se había producido una violación".

Según Blus, es necesario adoptar medidas para proteger a los denunciantes, como que un abogado también represente a la víctima durante el juicio.

"Lo que fue extremadamente problemático en todo ese juicio fue el trato dado a la demandante: la forma en la que se la presentó en los medios de comunicación, la forma en que fue interrogada en el tribunal durante mucho tiempo por cuatro abogados defensores sin tener un abogado que la representara de ninguna manera, o incluso que la acompañara... su credibilidad fue cuestionada constantemente. Era casi como si ella fuera la que estaba siendo juzgada".

Blus agrega que las personas involucradas en el proceso penal - jueces, fiscales y policías - también necesitan más educación sobre lo que sucede cuando alguien es agredido sexualmente.

"Por ejemplo, el hecho de que muchas personas se paralizan (cuando son agredidas sexualmente). Así que si nos fijamos en capacitar a todas estas personas para abordar y prevenir la violencia sexual y reconocer los estereotipos de género, todo esto forma parte del paquete", dijo Blus.

"Creo que este caso de Belfast realmente demuestra que, incluso cuando se cuenta con una legislación muy buena y cuando se cuenta con legislación sobre el cumplimiento de los derechos humanos, ese es sólo un elemento de este paquete que debería existir para que las supervivientes tengan acceso a la justicia en los casos de violación".