Última hora

Última hora

Madrid y Bayern regalan al fútbol un partido para el recuerdo

Leyendo ahora:

Madrid y Bayern regalan al fútbol un partido para el recuerdo

Tamaño de texto Aa Aa

Locura y felicidad plena en las calles de Madrid tras el partidazo vivido este martes en el Santiago Bernabéu. Por tercer año consecutivo, el conjunto blanco accedía a la final de la Champions League tras empatar a dos ante un Bayern de Múnich que puso al campeón de Europa contra las cuerdas. La suerte para unos y la mala suerte para otros acabó decantando el clásico europeo. Zinedine Zidane, por cierto, sigue sin perder una eliminatoria de la maxima competición continental:

"No puedes estar en una final sin haber sufrido", decía tras el choque el entrenador francés. "Pero así es mejor, más bonito. Para el corazón es más complicado, pero tranquilos, tenemos tiempo para descansar".

Fallos, suerte y polémica

El Bayern, eliminado por segundo año consecutivo por los blancos, vuelve a casa con la sensación de haber estado muy cerca. Tras los goles de Kimmich en el minuto dos y de James en el 62, en los últimos instantes rondó el tanto que le hubiera dado el pase a la ansiada final. Pero la falta de puntería y sobre todo los errores defensivos acabaron siendo una losa demasiado pesada. Heynckes, en rueda de prensa, reconocía irse muy dolido con lo sucedido:

"Si echamos un vistazo a ambos partidos, es evidente que fuimos mejor equipo, pero aún así nos quedamos sin final. Lo siento mucho, por el equipo y por mí mismo", decía Keynckes, que reconocía que "si hablamos del partido en sí, del juego en general, desde luego que fue toda una oda al fútbol".

El partido no estuvo exento de polémica. Un penalti muy claro en el minuto 45, no pitado por Cuneyt Çakir, pudo decantar la balanza para el Bayern. El propio Marcelo lo reconocía después en zona mixta: "Ha tocado en mi mano, sí. Es mano dentro del área, así que es penalti".

Kai Pfaffenbach/Reuters
El Bayern reclamó varias acciones polémicas a Cuneyt ¨Çakir Kai Pfaffenbach/Reuters

Navas y Ulreich, cara y cruz

El colegiado turco no fue sin embargo el gran enemigo de los alemanes, y sí Keylor Navas con una actuación para la historia que desquició a los visitantes y que salvó a los suyos de la eliminación. Solo en la segunda parte, el portero tico realizó tres paradas que demostraron a sus críticos por qué es el guardameta titular del Real Madrid. No puede decir lo mismo Sven Ulreich, cuyo clamoroso fallo en el segundo gol del Madrid puso la eliminatoria muy cuesta arriba a los suyos. Sin duda alguna, los porteros fueron los grandes protagonistas de la noche, gloriosa para uno y aciaga para otro.

Tras un duelo histórico para el fútbol europeo, El Madrid piensa ya en Kiev, donde el próximo día 26 tratará de lograr una hazaña nunca vista desde los tiempos de Di Stefano: levantar tres Champions consecutivas, cuatro en los últimos cinco años. Al Bayern, de nuevo a las puertas, le queda el consuelo de haber demostrado una vez más a toda Europa que siempre hay que contar con él en esta competición.