Última hora

Última hora

El cacareo por la diversidad de Israel gana Eurovisión 2018

Leyendo ahora:

El cacareo por la diversidad de Israel gana Eurovisión 2018

© Copyright :
REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

Netta, la antidiva israelí ataviada con su quimono y cacareando sin complejos, ha conseguido alzarse ganadora del Festival de la Canción de Eurovisión 2018 gracias al voto del público, mientras que los españoles Amaia y Alfred han quedado en el puesto 23 de 26 países.

"Muchas gracias por aceptar las diferencias entre nosotros y celebrar la diversidad. Amo mi país", ha exclamado emocionada, la cantante y DJ israelí al subir al escenario. Su canción 'TOY' es un mensaje contra los abusones a los que dice que son ellos los gallinas.

"No soy tu juguete, chico estúpido", canta a todos aquellos que hacen bullying, del que ella fue víctima cuando era una niña.

Es la cuarta vez que Israel gana un concurso de Eurovisión.

Tensión hasta el final

La competición ha estado muy reñida hasta el final y ha regalado grandes dosis de suspense. Austria se sitúo en la cima de la clasificación tras el voto del jurado profesional, seguido por Suecia, y ambos países amenazaron con robar el galardón a Netta, de 25 años.

Eleni Fourier, representante de Chipre y "beyoncé mediterránea", también acarició el premio con la yema de las dedos. Favorita en las casas de las apuestas desde del momento en que salió en escena en las primeras semifinales, consiguió la segunda mejor puntuación del público pero no fue suficiente. Hubiera necesitado una mejor votación del jurado para batir a la israelí.

"Estaba compitiendo contra mí misma, era mi actuación", dijo la israelí sobre su victoria sobre la chipriota. De estética y estilo en las antípodas, ambas concurrentes son el yin y el yan de esta edición.

Almaia lo hizo bien, pero Europa no les entendió

Amaia y Alfred no desafinaron una sola nota y desplegaron química y carisma en el escenario, sin embargo la pareja española terminó en una desalentadora 23 posición de los 26 países que compiten en la final.

La pareja española obtuvo la tercera peor puntuación del público y, fuera de España, los eurofanes no se tomaron muy en serio la balada romántica.

"Cuando tu novio no sabe cantar, pero es demasiado pronto para decírselo".

"El amor no son fuegos artificiales. El amor es un sentimiento. Y Amaia y Alfres definitivamente sienten algo el uno por el otro".

"¿Cómo se dice en español id a un hotel?".

Vuelve a ver la actuación completa de Alfred y Amaia

A Italia no le quiso el jurado, pero sí el público

Tras el voto del jurado internacional, los representantes italianos Ermal Meta y Fabrizio Moro no tenían muchas ilusiones: terminaron en el puesto 17, un lugar tan solo por encima de España.

Sin embargo, el público entendió que su himno contra el terrorismo 'Non mi avete fatto niente' (No me ha habéis hecho nada) merecía acabar en un lugar mejor y les concedió la tercera mejor puntuación, unos puntos que les llevaron en volandas hasta un digno quinto puesto final.

Su canción fue esa noche más oportuna que nunca. Tristemente poco antes de salir en escena, un hombre armado con un cuchillo mataba a una persona y hería a cuatro en París.

Sobral vuelve al escenario de la mano de Caetano Veloso

Se le echaba de menos en el festival de la canción europea y así se lo hizo sentir el público, que recibió con un sentido aplauso, al vencedor de Eurovisión 2017, Salvador Sobral, que llevaba desde enero recuperándose de un transplante de corazón. El portugués dijo que una de las mejores cosas de ganar el año pasado fue conocer al legendario músico brasileño Caetano Veloso.

Entonces, llegó uno de los momentos más mágicos de la noche, Veloso subió al escenario con Sobral y juntos interpretaron 'Amar pelos dois'.

Un espontáneo agarra el micrófono de la británica

La sorpresa de la noche ha sido la irrupción de un espontáneo durante la actuación de la representante británica, que ha intentado arrebatarle el micrófono. Surie ha conseguido recomponerse rápidamente y terminar la actuación. La organización de Eurovisión le propuso repetir su actuación, pero declinó la oferta porque estaba orgullosa de su primera interpretación.

El 'brilli brilli' de siempre, como nunca

Pirotecnia, purpurina, llamaradas de fuego y pelo rosa, muchos países han optado por contribuir a la tradición rococó de puestas en escena en Eurovisión.

El color rosa fue tendencia entre las cantantes: las representantes de Portugal y Reino Unido compartieron tinte de pelo. Una apuesta poco atrevida si se tiene en cuenta lo que otros concursantes llevaron a escena. El checo tenía movimientos coreografiados con su mochila, la estona vestía un traje infinito que adoptaba todo tipo de tonalidades no aptas para epilépticos, los daneses eran un fieros vikingos pero melódicos y el ucraniano, como olvidarlo, salía de las profundidades de un ataúd iluminado con luces led.

Todo tiene cabida en Eurovisión que, ante todo, hace gala de la diversidad y la falta de complejos.

Así hemos seguido la final minuto a minuto