Última hora

Última hora

La hija de la activista hondureña asesinada Berta Cáceres se querella en Europa

Leyendo ahora:

La hija de la activista hondureña asesinada Berta Cáceres se querella en Europa

La hija de la activista hondureña asesinada Berta Cáceres se querella en Europa
Tamaño de texto Aa Aa

La ambientalista Berta Cáceres fue asesinada hace dos años en Honduras, cuando luchaba contra la construcción de una represa hidroeléctrica.

Su hija se encuentra en Bruselas, para pedir justicia. Quiere evitar que el caso quede impune y para ello necesita la complicidad de la comunidad internacional. Aqui se ha reunido con representantes de las instituciones europeas.

"Creemos que la justicia, en uno de los países con mayor impunidad del mundo como que es Honduras, no va a llegar por voluntad del estado, un estado que la criminalizó y la persiguió", explica Bertha Zúñiga Cáceres. "Sabemos que si no mantenemos la presión internacional, el caso puede quedar en la impunidad parcial o total".

También quiere que Europa asuma sus responsabilidades. En su viaje le acompaña un abogado junto al que presentará este jueves una denuncia contra el Banco Holandés de Desarrollo (FMO) que financió el proyecto, por presunta complicidad por omisión en el asesinato de la activista hondureña.

"El banco tenía conocimiento de los ataques contra el pueblo lenca y no obstante siguió financiando a la empresa. Y por lo tanto sería corresponsable de los ataques al pueblo lenca y de la muerte de Berta", explica Miguel Ángel Urbina, abogado y miembro de GAIPE, el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas que ha investigado su muerte.

Berta Cáceres murió a manos de un grupo de pistoleros. Hay ocho sospechosos a la espera de juicio, entre los que se cuentan directivos de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), responsable del proyecto. Y según Urbina, en el ataque hubo además "implicación directa de agentes del Estado".

La activista, ambientalista e indigenista, movilizó a la población contra la presa sobre el río Guancarque, en pleno territorio del grupo indígena Lenca. Su lucha continúa ahora para reivindar el derecho a la tierra y a disfrutar de un río que consideran sagrado.