Última hora

Última hora

Migrantes atrapados en la ruta de los Balcanes

Leyendo ahora:

Migrantes atrapados en la ruta de los Balcanes

© Copyright :
REUTERS/Dado Ruvic
Tamaño de texto Aa Aa

El parque Luke Ćelovića, situado en pleno centro de Belgrado, era el primer lugar al que acudían los refugiados cuando llegaban a Serbia. Su kiosko era el punto de encuentro con los traficantes que les podían ayudar a cruzar la frontera.

Pero la situción ha cambiado. Antes cientos de migrantes solían dormir aqui. Y por ello popularmente sigue conociendose como el Parque de los Refugiados. Pero ahora está completamente vacío.

Las autoridades serbias les expulsaron de los espacios abiertos, para alojarlos en campamentos y centros de acogida. Y muchos se ha quedado bloqueados a causa de los estrictos controles fronterizos establecidos por Croacia y Hungría.

Es el caso de un joven pakistaní que llegó hace cuatro meses y que quiere ir a Alemania. "Primero a Bosnia y después a Alemania", afirma. Ya ha tratado de cruzar la frontera en dirección a la Unión Europea en dos ocasiones, pero la policía le detuvo. "Volveré a intentarlo. Inshalá, si Dios quiere, nos vamos hoy", afirma.

Varias ONGs apoyan a los inmigrantes en Belgrado. Una de ellas, Info Park, les brinda acceso a Internet e información sobre sus derechos. Y uno de sus miembros, Stefan Tatalovic, explica cómo Serbia se ha convertido en una especie de refugio para los migrantes. "Muchas veces vuelven a nosotros", dice, "y nos cuentan como fueron rechazados por la policía de Croacia, de Hungría y, a veces, también Rumania. Usaron la fuerza contra ellos y en ocasiones el trato fue violento".

También explica que el hecho de haber transformado Serbia en un país de tránsito está resultando beneficioso para todos. "Por una lado para los migrantes y refugiados que desean continuar su viaje, y también para Belgrado que ha logrado mejorar su relación con la Unión Europea".

Se calcula que en Serbia hay unos 4.500 refugiados acogidos en centros controlados por el gobierno. Pero el flujo de migrantes ha disminuido desde que en 2016 se cerró la ruta de los Balcanes.