Última hora

Última hora

Cuatro dedos para un piano

Leyendo ahora:

Cuatro dedos para un piano

Tamaño de texto Aa Aa

A Darrius Simmons nada le ha impedido alcanzar sus metas. Con solo cuatro dedos, aprendió a tocar el piano a los diez años, a los quince actuó en el Carnegie Hall neoyorkino y ahora, con diecisiete, ha escrito su primera canción.

"Me gusta enseñar a la gente que se pueden hacer cosas que parecen imposibles. El piano es una buena forma de mostrarlo", explica Darrius. Y lo consigue con solo los tres dedos de su mano derecha y el único que tiene en su izquierda, un hándicap que le acompaña desde su nacimiento. Pero su fuerza de voluntad superó cualquier obstáculo, "me decía 'ellos tienen diez dedos, pero yo lo puedo hacer con cuatro'".

Ha conseguido desarrollar una técnica para llegar a todas las teclas y aprender a usar pedales con prótesis, ya que le amputaron las piernas de pequeño debido a que no tenía huesos por debajo de la rodilla. Fue entonces cuando empezó con otro instrumento, el trombón.

"Nunca me desanimo. Incluso cuando una parte es demasiado difícil, sigo practicando hasta que aprendo a tocarlo", explica Simmons. Una tenacidad que también corrobora su madre, quien subraya que de pequeño solo se le oía decir "puedo hacerlo solo".

Ahora Darrius utiliza su determinación para componer. Tras meses de trabajo, acaba de publicar su primera canción en su Facebook con la que ha conseguido millones de visitas. "Me alegra inspirar a la gente y hacerles felices. Eso es todo lo que quería, compartir mi música con todo el mundo y poner una sonrisa en las caras de la gente", concluye.

Más de Cult