Última hora

Última hora

La violencia empaña el inicio del Ramadán

Leyendo ahora:

La violencia empaña el inicio del Ramadán

La violencia empaña el inicio del Ramadán
Tamaño de texto Aa Aa

Las festividades previas al Ramadán han brillado por su ausencia esta semana en los mercados palestinos y en las calles de Gaza. Más de medio centenar de personas murieron por los disparos israelíes y 2.700 resultaron heridas en una protesta en la frontera de Gaza el lunes.

"Este año el Ramadán será diferente al de otros años, incluso al del año pasado. Va a empeorar, pasarán años antes de que mejore. Este año es muy difíci. Hemos sufrido recortes salariales. La gente no puede cubrir muchas necesidades, ni comprar lo que una casa necesita. Queque Dios nos ayude !", clama una residente local.

Puede que aún tarde la llegada de la normalidad a Mosul, una ciudad devastada por una guerra de tres años contra el grupo Estado islámico. De momento parece que vuelve lentamente. el bullicio a las calles.

El miércoles, carros de frutas y puestos de zumos se agolpagan en las calles de Mosul mientras miles de personas se reunían en el mercado de Nabi Yunus .

Se preparan para el comienzo del mes sagrado del Ramadán, un mes en el que está prohibido comer e incluso beber agua entre la salida y la puesta del Sol.

Umm Taha, residente en Mosul, dice que este año no tienen porqué temer la amenaza del grupo yihadista:

"Por suerte este año es mejor que los tres anteriores. Estamos más tranquilos y no hay terrorismo. Rezo para que haya paz en todo Irak, estamos muy agradecidos con Dios."

La población yemení , por su parte, afronta con desasosiego el mes sagrado del Ramadán debido a la falta de ingresos, la violencia, el desplazamiento y la pobreza que arrastra una guerra civil, que cumple ya su cuarto año.

El país ha estado asediado por la guerra desde marzo de 2015, por lo que éste sera el cuarto Ramadán bajo una intensa lucha entre el movimiento chií de los hutíes y las fuerzas leales al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

"En años anteriores, a medida que se acercaban estos días (Ramadán) estos mercados se llenaban de gente entusiasmada comprando cosas, entonces tenían unos ingresos estables; pero este año, su situación es catastrófica", cuenta Mohamed Al-Ga'daby

Los musulmanes Rohingya refugiados en Bangladés también ultiman los preparativos para el comienzo de mes sagrado reparando sus tiendas en campamentos improvisados.

Según Naciones Unidas y los grupos de defensa de Derechos Humanos, la violencia de Birmania, ha forzado a más de 700.000 ronhingyas a huir de sus casas para acudir a los campamentos de Bangladesh.