Última hora

Última hora

Turistas en su propia ciudad

Leyendo ahora:

Turistas en su propia ciudad

Tamaño de texto Aa Aa

La manifestación convocada por la plataforma Bizilagunekin ("Con los vecinos" en euskera) comenzó sobre las 18:30 de la tarde, pasando frente al palacio de congresos del Kursaal, donde, a lo largo de esta semana, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha celebrado la 108ª reunión de su Consejo Consultivo.

Varias semanas después de su creación, tras darse a conocer por los barrios de la ciudad, la plataforma Bizilagunekin, formada por vecinos, ha protestado en las calles de San Sebastian para manifestar su descontento con la visita de la OMT y la gestión que, a su juicio, hace del turismo el Ayuntamiento de la ciudad. La plataforma también es parte de la Red de Ciudades del Sur de Europa ante la Turistificación, formada por ciudades como Barcelona, Venecia o Lisboa, entre otras.

Lee: ¿Existe una alternativa al turismo de masas?

Fotografía de Javi Julio

"Zonas saturadas de turismo"

La Parte Vieja, el casco antiguo de la ciudad, conocida internacionalmente, entre otras cosas, por su oferta gastronómica, es la zona más afectada. Declarada por el Ayuntamiento de San Sebastián como “Zona Saturada de turismo”, es un espacio donde viven alrededor de 5,500 vecinos, y hay una oferta de 1.600 camas repartidas entre pisos turísticos, pensiones y hoteles, de los que hay 3 más en construcción.

“Yo soy vecino de La Parte Vieja, pero es imposible vivir ahí por el incremento de precios”, señala Markel Ormazabal, sociólogo y portavoz de la Bizilagunekin. “De mi cuadrilla, para que veas como están las cosas, de 12 amigos, tan sólo 3 podemos vivir en la ciudad. Y gracias a que teníamos pisos de familiares. El resto de amigos, por culpa de los precios, han tenido que ir a vivir a pueblos de alrededor”.

La Asociación de Vecinos de éste barrio ha hecho un cálculo, y se estiman en cerca de 500 personas las que han dejado de vivir en esta zona en el último año. “El problema no es sólo el encarecimiento de la vivienda, si no lo que conlleva ésta turistificación consigo: ahora las tiendas de comestibles de toda la vida comienzan a ofrecer productos para turistas y a subir sus precios”.

La nueva ordenanza municipal para regular los pisos turísticos en San Sebastián fue aprobada hace unos meses con el voto en contra de toda la oposición. Con su aplicación, el ayuntamiento prevé "reducir a la mitad" el número de pisos destinados actualmente a uso turístico. Sin embargo, Markel y la plataforma, son críticos con la nueva ordenanza:

“Lo que han hecho con los pisos turísticos, es extender el problema. Si antes la mayoría estaban en La Parte Vieja, ahora, se extenderán por los barrios de alrededor, expandiendo así el problema a toda la ciudad”.

Fotografía de Javi Julio

Con gritos de “No queremos ser turistas en San Sebastián”, los cientos de personas que secundaban la manifestación ha paseado frente a las tiendas de souvenirs y tabernas de La Parte Vieja, frecuentadas por numerosos visitantes. Varios manifestantes han desplegado una pancarta en lo alto de un edificio, donde pedían la paralización de los hoteles en construcción.

“No estamos en contra de los turistas, ni de las personas que viene a visitar la ciudad”, afirmaba una manifestante señalando los bares, “Estamos en contra de la masificación del turismo, y de lo que eso implica para los que vivimos aquí”.

Las primeras protestas contra la masificación turística comenzaron a hacerse visibles el año pasado en varias ciudades españolas, como Barcelona, Palma de Mallorca o la propia San Sebastián.

La ciudad, que tiene alrededor de 185.000 habitantes, acogió el pasado año la visita de más dos millones de turistas, cuando hace tan solo 5 años, eran la mitad, y se ha convertido en el cuarto destino turístico urbano de España. Y las cifras de visitantes para este año, se espera que sigan creciendo.