Última hora

Última hora

Pilotos Voluntarios, los ángeles del Mediterráneo

Leyendo ahora:

Pilotos Voluntarios, los ángeles del Mediterráneo

Pilotos Voluntarios, los ángeles del Mediterráneo
Tamaño de texto Aa Aa

En los últimos dos años más de medio millón de inmigrantes han intentado cruzar el mar Mediterráneo para llegar a Europa. Una peligrosa travesía que en este periodo se ha cobrado la vida de ocho mil personas.

Nos encontramos en la ciudad francesa de Lyon con Benoît Micolon, justo antes de que ponga rumbo a la isla italiana de Lampedusa. Allí tienen su base los Pilotos Voluntarios.

Benoît y su amigo, José Benavente han comprado este pequeño avión con su dinero, para intentar salvar el máximo número de vidas posibles.

"Este proyecto lo empecé con mi amigo José en enero, porque sabíamos lo que estaba pasando cerca de la costa libia. Hay muchos barcos de ONG en esa área que intentan rescatarlos. Son buenos en los rescates, pero tienen una capacidad limitada para observar y encontrar", explica Benoît Micolon.

La idea es entrenar a otros pilotos voluntarios para que se organicen misiones de búsqueda en el mar Mediterráneo. Desde las alturas es más fácil divisar las embarcaciones y avisar a los barcos de las ONG para que acudan a rescatarles.

Belle Donati, Euronews: "¿Ha encontrado muchos barcos?"

Benoît Micolon: "Hemos hecho ya dos misiones, durante la fase de preparación a principios de mayo, y en cada una encontramos dos barcos. Unos estaban llenos de gente y otros vacíos. Nunca sabremos si esa gente fue rescatada o no".

Belle Donati, Euronews: "¿Qué sintió cuando vio esos barcos vacíos en el agua?"

Benoît Micolon: "Es raro, porque lo sabes por la televisión, lo ves en las noticias, en internet a toda esa gente en los barcos. Pero cuando lo ves por ti mismo ves que no es cuento".

Belle Donati, Euronews: "Mucha gente ve las noticias y esas imágenes de inmigrantes y refugiados viniendo y eso no les lleva a actuar. ¿Qué ocurrió en su corazón y en su cabeza para hacerlo?"

Benoît Micolon: "Es como si no pudieras hacer nada. Se tiene que tener una vida decente, ser respetado y recibir ayuda si la necesitas".

Con la llegada del buen tiempo y el aumento de barcos de inmigrantes, Benoît y José pasarán muchas horas al día sobrevolando las aguas del Mediterráneo.