Última hora

Última hora

Hong Kong, un imán para los empresarios europeos y la innovación

Leyendo ahora:

Hong Kong, un imán para los empresarios europeos y la innovación

Tamaño de texto Aa Aa

Hong Kong es una ciudad para dar rienda suelta a proyectos profesionales. La ciudad y su región son un imán que atrae hacia sí: talento, competencias, finanzas y energía creativa. En Spotlight, hablamos con europeos que llegaron aquí y se han quedado. Para que se hagan una idea: el número de franceses en Hong Kong se ha cuadruplicado: 25.000 personas en una década. ¿Por qué?

Hong Kong: 7,4 millones de habitantes es uno de los principales centros financieros mundiales y la ciudad con más rascacielos del mundo. 450 empresas europeas se han instalado en esta región. Hong Kong está conectado a la economía global de forma permanente y es uno de los principales destinos mundiales para la inversión extranjera directa.

Pero no solamente, también es una plataforma para “start up”, como las del Parque Científico, una especie de campus para pymes tecnológicas

Y está también Cyberport, que ha incubado empresas como Valoot, un sistema de pago electrónico utilizado por los taxistas de Hong Kong, idea de un exbanquero rumano. Ovidiu Olea es presidente y director de Valoot Technologies y explica que Cyberport "es lo mejor" que puede "recomendar para alguien que intenta abrirse camino en Hong Kong. Estando ahí pones el turbo desde el principio. En realidad, Hong Kong para nosotros es como un trampolín porque queremos ampliar nuestro sistema de pago a la vecina Macao."

Macao y sus casinos se encuentran en el área de la Gran Bahía, en el estuario del río de la Perla, en donde figuran otras ciudades industriales de Shenzhen y Guangzhou.

Pierre Mouette, también está en Cyberport. Es director técnico de Clim8. Su start up fabrica calentadores portátiles con sensores térmicos, que se ajustan a la temperatura corporal a través del Internet de los objetos.

Mouette comenta que en Cyberport, "hay más de mil "start up". Es enorme. Empezamos en Cyberport y hace casi dos años, entramos en la incubadora de empresas. El programa de incubación nos ayudó mucho. Primero a nivel financiero, porque todas las "start up" necesitan dinero. Son las reglas del juego. Pero Cyberport también contribuyó a que nos relacionáramos con inversores potenciales y con los medios de comunicación. El hecho de que haya tantísimas "start up" en Cyberport te estimula en términos de compromiso y te impulsa a contratar personas con el perfil adecuado. Nuestra producción está en Hong Kong y en Shenzhen. Principalmente en Shenzhen y el en área de Guangdong, que están a unas dos horas de aquí. Así que en términos de eficacia está muy bien."

El concepto de espacio de trabajo compartido está creciendo rápidamente en Hong Kong, lo que facilita la puesta en marcha de empresas que no quieren invertir en ladrillos y mortero. Campfire, una compañía que ofrece espacio flexible para oficinas, mesas de trabajo y áreas comunes con instalaciones creativas, tiene siete edificios repartidos por la ciudad.

Entre las empresas que acoge está W Hub. Karena Belin es su fundadora. Ahora la red cuenta con más de 2000 start-ups. Belin describe Hong Kong como "un ecosistema empresarial muy variado. No se trata sólo de la la tecnología aplicada a las finanzas. Las principales empresas provienen de varios sectores: Fintech, logística, tecnología de viajes, inteligencia artificial. Hong Kong geográficamente es estratégico. Estás en un radio de cinco horas de la mitad de la población mundial. Y al lado del centro neurálgico de fabricación, que es el delta del río de la Perla. Es fácil, segura y está muy conectada",

Hay dos aspectos destacles: Hong Kong, centro de ideas y finanzas, y después su vinculación con el área de la Bahía. Belin pronostica que el crecimiento de la zona "va a seguir. En ella hay 11 grandes ciudades. Si la comparásemos con otros ecosistemas como Estados unidos, el área de la Gran Bahía equivaldría a poner en una misma zona: Silicon Valley, Las Vegas y Nueva York."

Tamim Batcha es el jefe de la comunidad de Campfire y su trabajo es incentivar a las compañías. Explica que construyen "micro comunidades basadas en la tecnología aplicada a la moda, la educación, la salud, el diseño de productos, la comercialización, y las colocamos dentro de un espacio que es geográficamente adecuado para su negocio."