Última hora

Última hora

¿Es Pedro Sánchez el "Zapatero 2.0" ?

Leyendo ahora:

¿Es Pedro Sánchez el "Zapatero 2.0" ?

Tamaño de texto Aa Aa

"Huracán Sánchez", "Zapatero 2.0"...desde que Pedro Sánchez asumió la presidencia del Gobierno español, hace solo diez días, no deja de sorprender en España y sobre todo en Europa.

Su primera decisión, que Bruselas califico de "vanguardista", fue rodearse de una lista de profesionales de larga trayectoria para ocupar los diferentes ministerios:

Caras mediáticas, como el astronauta Pedro Duque, en Ciencia, Universidades e Innovación; el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska en Interior, la economista Nadia Calviño o Josep Borrell, expresidente del Parlamento Europeo y azote de los independentistas catalanes en Interior.

El golpe de efecto ha sido tal que algunos sondeos recientes hablan del "efecto Moncloa". Si hubiese elecciones ahora, según el encargado por el diario ABC el partido socialista sería ganador, y aunque no son tan optimistas, otros recogen el espectacular despegue de los socialistas en detrimento de Ciudadanos, el partido que hace solo unas semanas figuraba como gran ganador del descalabro del PP, y de Podemos, en plena crisis interna.

Las similitudes entre la llegada al poder de Sánchez y los primeros pasos del Gobierno Zapatero, en 2004, no faltan: sus primeras decisiones le convirtieron en una especie de icono; desde la ley contra la Violencia de Género, pionera en Europa, hasta la retirada de las tropas de Irak pasando por la ley de la memoria histórica o la que aprobó el matrimonio gay en 2006, el líder socialista efectuó refomas legislativas de enorme calado.

Pero de lo que se vuelve a hablar estos días, con el Aquarius rumbo a Valencia, es de su ley de regularización de inmigrantes ilegales: entre el 7 de febrero y el 7 de mayo de 2005, más de 690 000 extranjeros se acogieron al proceso.

La decisión de Sánchez de recibir el barco cargado de inmigrantes por razones humanitarias ha devuelto a la actualidad una polémica similar a la que se generó entonces por temor al llamado "efecto llamada", que es como el entonces opositor Partido Popular bautizó la llegada masiva de pateras a las costas españolas que se produjo tras la ola de regularizaciones.

El precio político que pagó por ello y su pésima gestión de la crisis económica que se negó a ver, fueron dos de las razones que le impulsaron a convocar elecciones anticipadas en noviembre de 2011.