Última hora

Última hora

La desigualdad aumenta en la Unión Europea

Leyendo ahora:

La desigualdad aumenta en la Unión Europea

Tamaño de texto Aa Aa

¿Sabían que la desigualdad está aumentando? El 20% de los trabajadores que más ganan en Europa cobran cinco veces más que el 20% que menos ganan.

Sabemos que la desigualdad es el resultado de un crecimiento más rápido de los ingresos de los que más ganan y de un descenso del crecimiento de los que menos ganan. Esta desaceleración de los sueldos de los que menos ganan ha sido el principal problema al que se enfrenta Europa desde la crisis financiera. Ahora es cuando el impacto se ha sentido más en países como Rumanía y Portugal, pero también en Italia e incluso Alemania.

Los salarios mínimos son distintos para las familias en Europa. Por ejemplo, Los Mullers viven en países donde se gana 1.450 euros o más por mes (en Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos y el Reino Unido).

Los Potamianos ganan entre 650 y 900 euros (Grecia, Malta, Portugal, Eslovenia y España) mientras que los Baditas ganan 500 euros o menos (Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia).

Anne y Jodi Newman ganan menos que los hombres y para ellas la brecha salarial de género es dura (-16.2% para las mujeres, lo que significa un 16.2% menos). Anne vive en Estonia, donde encontramos la mayor brecha salarial de género (25.3%), pero para Jodi, en Rumanía, es la menor, de un 5.2%.

La familia Newman, como la mayoría de europeos, trabaja en el sector servicios, y gana bien. (Desde 2013 el 71% de los trabajos son ahora Servicios).

El crecimiento, impulsado por el consumo europeo, significa la creación de muchos puestos de trabajos para gente como Steve Newman, pero al final de la cola salarial.

Así que para ganar más, él, como otros europeos, quiere irse a otro país. (El 12% de los europeos emigran por trabajo).

En Europa del Este o en algunos países mediterráneos Steve ganaría menos de 9.000 euros al año. En los EU-15, ganaría más de 25.000 euros, pero si lograra entrar en el 1% de los sueldos más altos de Francia, Reino Unido, Alemania o Italia, Steve podría ganar más de 62.000 euros al año.

De los trabajos creados en Europa desde 2013, casi tres millones de puestos fueron en la categoría alta, 800.000 en la media y cerca de un millón y medio en la baja.

Ahora observamos esta tendencia en toda Europa, en países como Austria, República Checa, Países Bajos e incluso Lituania, de donde los jóvenes se van en mas a países en los que tener mejores salarios.

Charlotte Kan eligió Letonia para ver qué hacen allí para aumentar los sueldos y retener a esa población joven tan crítica.

Reportaje desde Riga:

Muchos jóvenes de Riga, han decidido establecer sus carreras en su país. Una opción que no se da por sentado. Los salarios en Letonia son bajos.

A cuatro euros la hora, es tres veces menos que el precio por hora medio de la Unión Europea. La desigualdad de los sueldos es también más alta que en el resto de la UE. La juventud deja su país en busca de mejores oportunidades en el exterior.

Este año, el Gobierno letón ha subido el salario mínimo a 430 euros al mes. Una forma de ayudar a las economías más bajas. En términos de salarios y empleo, Letonia es un país profundamente dividido.

Vjačeslavs Dombrovskis, es el presidente del think tank Certus:

"Si tomas la medida del ingreso per cápita en Riga, de media, el nivel sería similar al del Reino Unido. Si tomas la medida en las provincias orientales, a solo cuatro horas de coche, el nivel per cápita sería similar al de Sudáfrica. En Riga hay un 4-5% de paro, mientras que en Latgale es del 18%. Las perspectivas de empleo, las perspectivas laborales y los niveles de ingreso en Letonia son mucho más bajas que en países como el Reino Unido, Alemania, Francia. Se está convirtiendo en un país de ancianos", explica.

Para incitar a los jóvenes a quedarse, Letonia está apostando por la educación. Su impacto sobre las perspectivas de empleo y de salarios es mayor que en otros países comunitarios. De ahí la importancia de mejorar las cualificaciones de la población, especialmente en sectores prometedores como las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

Janis Rocens es el presidente de la compañía líder de exportación de servicios de IT, SWH SETS:

"Es una industria en pleno crecimiento, el Gobierno está invirtiendo porque son las reglas del juego - las normas comerciales, las leyes fiscales - son competitivas, más competitivas que las de nuestros mercados objetivo, así que podemos competir más fácilmente que nuestra competencia. Las perspectivas para las empresas TIC como las nuestras en Letonia son 100% positivas".

Sueldos más altos, más formación para mejorar las perspectivas laborales e incluso un Ministerio de la Diáspora para evitar que los jóvenes se vayan del país... Letonia intenta poner en práctica soluciones a largo plazo para ofrecer a su juventud un futuro mejor y salvar a su población de un declive inexorable.

Real Economy | Inequality

¿Y cómo ponen esto en práctica los países?

Hemos ido a Bruselas para conocer la opinón del secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, Luca Visentini.

Maithreyi Seetharaman, Euronews: "Luca, le proponemos un desafío: escoger un objeto que signifique desigualdad para usted. ¿Cuál elegiría?"

Luca Visentini: "Escogería una bici muy bonita que fue mi primer regalo después de ser elegido secretario general de la Confederación en 2015, y diría que es un símbolo de mi camino hacia la igualdad. Tengo que pedalear para lograr la igualdad y decidí poner en la cesta de mi bicicleta mi tarjeta de la seguridad social de Bélgica, que es algo que no puede tener ni de lo que beneficiarse todo el mundo. Y eso, digamos, que es otro símbolo del largo camino que tenemos que recorrer para alcanzar la verdadera igualdad, incluso en un país tan desarrollado como Bélgica, en términos de protección social y derechos sociales".

Maithreyi Seetharaman, Euronews: "¿Cree que la desigualdad afecta al crecimiento de los países?"

Luca Visentini: Completamente. Reduce la productividad y la competitividad, es decir, no hace que el mercado laboral sea eficiente. Se gasta mucho dinero del presupuesto público en apoyar a los trabajadores precarios que no pueden recibir una pensión al final de sus carreras, que no pueden obtener ningún beneficio de desempleo. Se encuentran en una situación de pobreza con sus familias, así que tienen que recibir apoyo público, y eso quita recursos disponibles para la inversión. Así que al final es un círculo vicioso que destruye el potencial de crecimiento de la economía".

Maithreyi Seetharaman, Euronews: "¿Cree que ese es el problema? ¿Que parece haber un debilitamiento en la negociación colectiva en toda Europa?"

Luca Visentini: El problema no es que los sindicatos no sean más fuertes, el problema es que los sistemas de negociación colectiva fueron atacados con las medidas de austeridad y la crisis, y el hecho de que las instituciones de negociaciones colectivas hayan sido desmanteladas ha debilitado a los sindicatos y también a las asociaciones de empleados. Y cuando los interlocutores sociales son débiles, es muy difícil gestionar la evolución de la economía de una forma que reduzca las desigualdades...

Maithreyi Seetharaman, Euronews: Diría que es el responsable de los sindicatos en Europa, pero cuando se compara con el mundo, la globalización pone los sueldos bajo presión por su propia naturaleza...

Luca Visentini: "Si nos fijamos en los componentes de los costes de producción y exportación, el componente salarial es muy bajo, del 5 al 15%, el resto es inversión, en particular en innovación tecnológica, digitalización, automatización de los procesos, pero también en la calidad de la producción. Estos son los elementos que marcan la diferencia en términos de competencia global. La exportación es la mitad de la imagen, la otra mitad es el consumo interno, la demanda interna. Si aumentamos los salarios en línea con la productividad aumentaremos las exportaciones y, al mismo tiempo, aumentaremos también la demanda interna y conseguiremos un modelo de crecimiento económico sostenible a largo plazo. Si los interlocutores sociales son parte de esa imagen pueden ser parte de la solución. Si logramos eso, podemos recuperar la confianza en la Unión Europea.