Última hora

Última hora

Comienza el primer juicio por los casos de bebés robados en España

Leyendo ahora:

Comienza el primer juicio por los casos de bebés robados en España

Comienza el primer juicio por los casos de bebés robados en España
Tamaño de texto Aa Aa

Comienza el primer juicio en España por un caso de los bebés robados. El médico Eduardo Vela, de 85 años, había sido denunciado repetidas veces, pero por falta de pruebas nunca había llegado a sentarse en el banquillo. Ahora, el caso de Inés Madrigal, cuya madre adoptiva, ya fallecida, reconoció haber recibido a la pequeña de manos del doctor, ha llevado a Vela a los tribunales. La fiscalía pide para él 11 años de cárcel por detención ilegal, suposición de parto y falsificación de documentos oficiales.

Madrigal era recibida hoy en la Audiencia Provincial de Madrid, en Plaza de Castilla, entre abrazos y aplausos de decenas de manifestantes y víctimas de estos casos que se reunían a las puertas de los juzgados: "Esto ya no es mi caso, esto ha trascendido, todo el mundo sabe que en este país se robaron niños, en el territorio español, en las Islas". Para seguir adelante con el proceso judicial, Madrigal tuvo que denunciar a su madre, Inés Pérez. La imputación de Pérez supuso uno de los testimonios más relevantes contra Vela.

El caso de Madrigal, sin embargo, no es el único, varias víctimas se reunían la mañana del lunes pidiendo “justicia”. "A mí me quitaron una niña en el hospital virgen del rocío en el año 1977", contaba una afectada, mientras otra mujer, a su lado, explicaba las dificultades con las que se topa para encontrar a su hermana: "Yo busco a una hermana nacida el 20 de septiembre de 1966 en el Hospital de las Cinco Llagas, nosotros jamás pensamos que la niña hubiera muerto, no hay certificado de nacimiento, ni certificado de defunción. Tampoco el nombre del médico que atendió a mi madre en el parto"

Vela ha exteriorizado durante la vista ciertas dificultades físicas. El médico aludió a su mal estado para no tener que acudir a la vista. Sin embargo, el médico forense de la Audiencia Provincial, que visitó a Vela, concluyó que su estado de salud era adecuado para enfrentar el proceso judicial. El acusado, por su parte, ha reiterado no saber nada del documento oficial de un parto en el que aparecía su firma: “Eso no es mío”. Además, cuando la fiscal le ha preguntado sobre el procedimiento a seguir cuando una mujer entraba en el hospital, Vela ha respondido que “no sabía más que el tema médico”.

Los casos de niños extraídos a sus padres para ser entregados a otras familias ocurrieron sobre todo entre 1959 y 1990. Este es el primer juicio de uno de estos casos, Sor María, una monja investigada hace años relacionada con el mismo doctor Vela, murió antes de que el caso llegase a los tribunales.