Última hora

Última hora

López Obrador, el terror de las élites mexicanas

Leyendo ahora:

López Obrador, el terror de las élites mexicanas

López Obrador, el terror de las élites mexicanas
© Copyright :
REUTERS/Jorge Luis Plata
Tamaño de texto Aa Aa

Andrés Manuel López Obrador ha sido durante años el coco de las élites mexicanas, que le han tachado de ser un demagogo populista, con propuestas peligrosas para el país.

En sus otros dos intentos de llegar a la presidencia, en 2006 y 2012, se topó con la feroz oposición de los sectores más poderosos.

En esta campaña, el candidato izquierdista también ha criticado con dureza a la que definió como "rapaz minoría" de empresarios que, con él en el poder, tendrán que dejar de robar. "Vamos a acabar con la corrupción. Vamos a acabar con los privilegios", ha repetido en los mítines como un mantra.

REUTERS/Alan Ortega
Mitin de López Obrador en MichoacánREUTERS/Alan Ortega

Sin embargo, a medida que ha ido acercándose la fecha de las elecciones, López Obrador ha ido suavizado su discurso. "Que tengan confianza. Que va a ser un cambio para bien de todo el pueblo. Que nos va a ir muy bien a todos los mexicanos y no va a haber represalias", aseguró conciliador ante la prensa.

"Va a necesitar al sector privado"

Pragmatismo obliga, también los empresarios han matizado su postura y han llegado a una tregua incómoda con el candidato, comprometiéndose ambos a dialogar. "Todos los candidatos van a necesitar al sector privado", le ha advertido Gustavo Hoyos, presidente de la confederación Coparmex.

¿Qué es lo que inquieta a las élites? El aeropuerto y la reforma energética

Pero ¿qué es lo que inquieta tanto a estas élites económicas? Para empezar, López Obrador alarmó a los inversores al decir que anularía la construcción del nuevo Aeropuerto Interacional de Ciudad de México, aunque después cambió de postura y dijo que solo revisaría lo firmado.

En cualquier caso, esto ha provocado la ira de uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim, socio en el multimillonario proyecto.

"Pues me preocuparía y me daría miedo por todo lo demás que siga, porque si ese va a ser el criterio, creo que sería un criterio equivocado de inversión", dijo Carlos Slim refiriéndose a una eventual suspensión del proyecto del aeródromo.

Carlos Slim con una fotografía del proyecto de aeropuerto

Otra cuestión candente es la reforma energética impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, que ha supuesto una apertura a la inversión privada, en particular, de la industria petrolera, después de años de declive del gigante energético estatal Pemex.

Tras meses afirmando que cancelaría sin más la reforma. López Obrador dice ahora que solo revisará los contratos para comprobar que no hubo corrupción de por medio, como ha señalado uno de los pilares de su equipo, Alfonso Romo, llamado a ser el jefe de Gabinete de su eventual Gobierno.

"Nosotros estamos diciendo: vamos a revisar y todo lo bueno se queda. Todo lo que esté bien, palabra empeñada, se defiende", señaló Romo ante un grupo de periodistas.

En los últimos tiempos, López Obrador se ha ido rodeando de economistas con credenciales y multiplicado los mensajes conciliadores para tranquilizar al sector empresarial, al que ha prometido que no habrá expropiaciones ni nacionalizaciones.