Última hora

Última hora

¡Que vienen los robots!: los miedos de la Revolución Digital

Leyendo ahora:

¡Que vienen los robots!: los miedos de la Revolución Digital

¡Que vienen los robots!: los miedos de la Revolución Digital
Tamaño de texto Aa Aa

¡Se acabó trabajar de 9 a 5 ! ¿Un trabajo de por vida? ¿qué es eso?

Así estamos tras los cambios de la vida laboral de los últimos años derivados del uso de la economía digital. Un estudio incluso estima que los cambios son diez veces más rápidos y tienen un impacto tres mil veces mayor al de la primera revolución industrial.

Así que, así es como están las cosas.

Los robots pueden acabar con más de cinco millones de empleos en quince de las principales economías del mundo.

En Europa, se prevé que de 4 a 6 de cada 10 empleos van a estar automatizados.

El mayor riesgo será para los europeos del sur.

Dos de cada cinco empresarios de los países del G-20 dicen que no pueden encontrar empleados cualificadas para los trabajos que ofertan.

En Europa, eso podría significar 825,000 puestos sin cubrir en 2020.

La evolución de la automatización también significa que pronto podríamos tener de 15 a 20 trabajos diferentes en la vida.

En Real Economy fuimos al Foro Económico de Bruselas, donde el debate ha sido si la automatización llevaría a un mayor crecimiento de la productividad. Pero la verdadera pregunta que quería hacer era ... ¿La gente va a estar mejor?

¿Vamos a ver cómo se estancan los salarios o van a bajar como lo hicieron en Alemania cuando introdujeron la automatización?

Contesta Jeremy Rifkin, presidente de la Fundación de Tendencias Económicas:

"Quien tiene una tecnología determinada, sabe de hecho si los beneficios serán para unos pocos o para la mayoría. Por ejemplo, la primera y la segunda infraestructura de la revolución industrial en los siglos XIX y XX se diseñaron para estar centralizadas de arriba a abajo. Verticalizaron para obtener beneficios para sus accionistas y tenían que tener grandes compañías globales que estuvieran en la Unión Soviética o en Europa tenían que funcionar de la misma manera.

Lo que es interesante de la tercera revolución industrial es que está diseñada para ser distribuida no centralizada. Así que puedes tratar de controlarlo y de monopolizarlo ... los gobiernos pueden intentar hacerlo ya con algunas empresas de Internet: Facebook, Twitter, Google, Amazon, puede que intenten controlarlos, pero si tratan de hacerlo perderan productividad porque pueden cercarlos pero no podrán afectar a toda la red ni comprometer a todos".

Pero ¿todas las empresas piensan igual? Nos hemos ido a Uber para saberlo.

¿Ve que las empresas digitales aumenten los sueldos más bajos para cerrar la brecha de desigualdad?

Contesta el responsable de Uber, Pierre-Dimitri Gore-Coty:

"No creo que, sinceramente, Uber y aplicaciones como Uber sean las que controlen los beneficios. Al fin y al cabo somos una plataforma y la gente es libre de conectarse o no. Sin embargo, controlamos las ganancias muy rápidamente y sabemos que esta es una de las cosas que más preocupan a los conductores. Y eso significa que hay una competencia bastante saludable entre las diferentes compañías de tecnología y servicios para que sea tan atractivo como lo es para la gente utilizar sus aplicaciones".

Pero no todo el mundo está de acuerdo con esa forma de pensar. Es el caso de la sindicalista Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Sindical Internacional:

"La digitalización es como la vía del tren del futuro ... por las oportunidades que ofrece. Si nos fijamos en lo que está pasando ahora con la convergencia de empresas físicas con grandes empresas digitales (por ejemplo, Amazon está comprando empresas de alimentación, servicios financieros, asistencia jurídica), ya es un gran almacén global y luego se está convirtiendo también en algo muy grande como para contradecirle. En primer lugar, trata a sus trabajadores como a robots y ninguna regulación arregla esto".

¿Cómo se aseguran de que en sitios como África, como Asia, la gente más pobre no se quede atrás?

Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva, Oxfam Internacional:

"Lo más importante es que los gobiernos asuman su papel y utilicen todas las herramientas disponibles para aprovechar la tecnología en beneficio de la mayoría y no solo de unos pocos. Necesitamos ver a los gobiernos invirtiendo en áreas clave del desarrollo tecnológico como una forma de mantener un cierto control público".

Robert Gordon, profesor de Economía de la North Western University:

"Ahora hay robots en la industria manufacturera. Hay una introducción paulatina de robots en los almacenes. Por el momento no hay casi ningún robot en las empresas de la construcción, universidades ni en el sector sanitario, hay una gran parte de la economía donde los robots no han logrado entrar. Juego a encontrar un robot en mi vida diaria y nunca los veo en mi tienda de al lado de casa. Puedes fijarte en algún kiosco sin dependiente empleado, pero siempre hay humanos vigilando para que nadie robe".

En la última década, la automatización ha creado en Europa un incremento de puestos de trabajo en los sectores científico, administrativo y técnico.

Sin embargo contribuyó a la mayoría de las pérdidas de empleos en la construcción y la agricultura.

En el futuro, los trabajadores como Panos, Natasha o Dieter son los que están más expuestos a perder su trabajos ya que su oficio incluye tareas rutinarias que los robots pueden hacer de forma más productiva.

Los trabajos de Veronique y Laura necesitan creatividad, experiencia o dirección de equipos: interacciones sociales que los robots no pueden asumir.

Sus habilidades digitales y de software también les ayudarán a acceder a nuevos puestos de trabajo en el sector sanitario y la tecnología, a ese del 8 al 9% de nuevos empleos para 2030 que ni siquiera existen en la actualidad.

Y esta es la pregunta de los mil millones de euros: ¿Qué tiene que cambiar en términos de normativa europea y en modelos comerciales para crear empleos en el futuro?

Para Pierre-Dimitri Gore-Coty, responsable de Europa, Oriente Medio y Asia de Uber

"Señalo dos cambios importantes que creo que se producirán en el futuro laboral. Creo que el desplazamiento de los beneficios sociales significará que debemos movernos de un mundo en el que los beneficios estén vinculados al empresario a un mundo en el que estén vinculados al individuo; lo que significa que decido conducir unas horas más en Uber y hacer algo más en otra plataforma y tal vez tener otro trabajo a tiempo parcial y sumar todos esos ingresos y mantenerlos, ya que cambió el rumbo de mi vida laboral ... el segundo aspecto importante es el aprendizaje permanente y descubrir formas para que toda esa gente que usa aplicaciones como Uber esté realmente preparada para los próximos trabajos a los que nos está llevando la tecnología".

6:31 El cofundador y director general dela financiera para trasnferencias internacionales Transferwise Kristo Käärman aconseja:

"Los niños que van al colegio hoy, que van a la Universidad hoy en día definitivamente deben de fijarse en trabajos relacionados con la ciencia, deberían ver cómo aprender a programar, aprender a construir nuevos productos en el futuro que automaticen algunos de estos trabajos que tenemos hoy en día. No estamos necesariamente creando una gran cantidad de valor".

Entonces, ¿cómo traducimos lo que deberíamos hacer ... a lo que tiene que hacerse?

Según Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional "Lo que necesitamos es, de hecho, un nuevo contrato social. Algunos de los elementos del contrato social simplemente se han evaporado y hay que reivindicarlas: salario mínimo vital o un precio justo del contrato ... garantías de protección social y, por supuesto, el derecho a negociar colectivamente. Estamos creando una sociedad que está retrocediendo. Quiero decir, nadie quiere que sus hijos y nietos trabajen en las mismas condiciones de la revolución industrial y, sin embargo, en muchos casos, en nuestras cadenas de montaje actuales, en los nuevos trabajos en las plataformas digitales ... de hecho esa es la realidad".

Real Economy | Future of Work

Marco Buti, director general, Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea matiza:

"Depende mucho de las políticas que apliquemos para encauzarlas de la manera adecuada. Las políticas tienen que estar en su lugar para permitir una transición sin problemas de, digamos, empleos en declive a oportunidades crecientes. Creo que la educación, la capacitación, la recapacitación, el aprendizaje permanente, la reforma de los mercados de productos y servicios, no solo de los mercados laborales, ¡son absolutamente fundamentales!".

Jeremy Rifkin, Presidente, Fundación de Tendencias Económicas nos recuerda que la economía es solo un instrumento, no un culto ni una religión: "Las tecnologías nunca son neutrales y las infraestructuras tecnológicas, a través de la historia nunca han sido neutrales, tienen un precio. Esto nos lleva a una nueva forma de globalización G-LOCAL-IZACIóN ... con esta nueva infraestructura, las comunidades en las ciudades y regiones pueden ser capaces de interactuar virtual y físicamente entre sí en todo el mundo, todo lo que hace falta es un teléfono móvil".