Última hora

Última hora

Buscando trabajo para los refugiados de la Unión Europea

Leyendo ahora:

Buscando trabajo para los refugiados de la Unión Europea

Buscando trabajo para los refugiados de la Unión Europea
Tamaño de texto Aa Aa

¿Cómo conseguir que los refugiados se integren en el mundo del trabajo?

Los Países Bajos participan en un proyecto piloto conocido como Skills2Work. El objetivo es identificar las capacidades profesionales de los refugiados y ponerlos en contacto con las empresas.

Gracias a este programa, John, un refugiado sirio que llegó hace 22 meses, ha sido contratado como cocinero en una empresa de catering de Amsterdam. "Estoy muy contento de pagar impuestos porque, gracias a Dios, estuve bajo la protección del estado sólo durante siete meses. En ese periodo, el estado tomaban el dinero de las personas que pagaban impuestos para ayudarme. Ahora soy yo quien pago y contribuyo a que otras personas puedan recibir atención", explica.

El proyecto ha sido diseñado por la Organización Internacional para las Migraciones y nueve países de la Unión Europa, entre los que cuenta España, se han sumado a la iniciativa.

La compañía Manpower ha conseguido ayudar e 300 refugiados. "Cada individuo es diferente, no tenemos un solo tipo de formación para todos los refugiados", explica su gerente, Dirco Dekker. "Les damos una formación sobre cómo encontrar trabajo en los Países Bajos, sobre cómo escribir un currículum o sobre como lidiar con los colegas"

Algunos quisieran ampliar esta idea a nivel europeo a través de la Tarjeta Azul, que autoriza a los extranjeros cualificados a trabajar y a residir en la Unión Europea.

La Comisión ha propuesto revisar la directiva para que su utilización incluya a los refugiados. Ademas quiere flexibilizarla reduciendo la duración de los contratatos de 12 a 6 meses, facilitando el reconocimiento de la experiencia profesional, y favoreciendo la residencia de larga duración que podría conseguirse al cabo de tres años en lugar de cinco..

Pero varios Estados miembros bloquearon la iniciativa el pasado diciembre. Una actitud que según el eurodiputado socialista británico Claude Moraes, denota una clara falta de voluntad política.

"Nos gustaría ir por el mundo y poder decidir a quien nos interesa traer, pero lo cierto es que ni siquiera somos capaces de gestionar la migración que nos llega", afirma Moraes. "Han surgido problemas al tratar de reformar la Tarjeta Azul, que es muy utilizada en países como Alemania, porque estamos en medio de un debate sobre la migración altamente tóximo".