Última hora

Última hora

¿Te pueden multar con 50.000 euros por matar a una avispa en Alemania?

Leyendo ahora:

¿Te pueden multar con 50.000 euros por matar a una avispa en Alemania?

¿Te pueden multar con 50.000 euros por matar a una avispa en Alemania?
Tamaño de texto Aa Aa

Es lo mismo en todo el mundo: con el aumento de las temperaturas hay cada vez más insectos.

Algunos son percibidos por los humanos como más perturbadores que otros: mosquitos y avispas, por ejemplo. Estas últimas aparecen a menudo tan pronto como te acabas de acomodar en el jardín o en el balcón con un helado o un trozo de sandía. Muchas personas tienen entonces un reflejo asesino: aplastar al molesto insecto.

Pero lo que muchos no saben es que esto está prohibido en Alemania.

La Ley Federal de Conservación de la Naturaleza (BNatSchG) prohíbe la perturbación deliberada de avispas - y otros animales salvajes - o su captura, lesión o muerte sin causa razonable.

Otros animales salvajes que figuran en este catálogo son los escarabajos, ardillas, abejorros, topos, mariposas, caracoles, mejillones y lobos, además de los animales domésticos e insectos comunes.

Por ejemplo, cualquiera que mate, atrape o lastime a especies de avispas especialmente protegidas puede incluso ser multado severamente.

De unas 10.000 especies de avispas, sólo dos son realmente peligrosas para los seres humanos, explica a Euronews el abogado especializado en animales Andreas Ackenheil, incluyendo la avispa alemana y la avispa común, "todas las demás son inofensivas". Normalmente estas especies no viven cerca de los humanos.

"Sin embargo, las personas con alergias pueden estar en mayor riesgo. Por lo tanto, debe haber una excepción. Antes de que te pongas en peligro, tienes que poder matarlo", dice Ackenheil.

Según la lista de multas, las infracciones pueden ser castigadas con entre 5.000 y 50.000 euros. Sin embargo, por matar a una sola avispa, abeja, abejorro u otro animal, esto "no ocurre realmente", explica el abogado especializado en animales.

Por supuesto, siempre se debe decidir caso por caso. La transferencia o fumigación independiente de los nidos de avispas, por ejemplo, es una violación de la ley natural. Las sanciones en casos concretos suelen ser de varios cientos a miles de euros, según Ackenheil. Sólo los casos extremos terminan en los tribunales.

En la mayoría de los casos, las infracciones no se denuncian a las autoridades.

También se requiere un permiso de las autoridades para mover o quitar nidos que se perciben como una molestia. Si llamas a un especialista para pedir ayuda, tienes que estar seguro de que tiene la aprobación necesaria.

Las multas de varios miles de euros tendrían inicialmente un efecto disuasorio. Matar insectos -incluidas las avispas- tiene consecuencias de gran alcance para la naturaleza.

Por muy molestos que sean, los insectos contribuyen significativamente a mantener el equilibrio ecológico. Las avispas incluso matan mosquitos, moscas de la fruta y otras plagas, y, al igual que las abejas, desempeñan un papel importante en la polinización de las flores.

En general, quien mata a un animal -incluso a una especie desprotegida- no debe olvidar que son seres con sentimientos. Si hay una buena razón, procede con el asesinato lo antes posible. Ackenheil recuerda que hay una amplia gama de estrategias para protegerse contra insectos u otros animales sin necesidad de derramar sangre. Estas incluyen incluso dejar un plato de dulces a un lado de la mesa para distraer a las avispas y abejas.

Ackenheil considera que la principal tarea en este ámbito es la educación. Y ya está demostrando su éxito. Hoy en día hay más insectos de nuevo en las zonas rurales porque los agricultores utilizan menos plaguicidas.