Última hora

Última hora

El cierre de la frontera austríaca podría provocar el fin del acuerdo de Schengen

Leyendo ahora:

El cierre de la frontera austríaca podría provocar el fin del acuerdo de Schengen

El cierre de la frontera austríaca podría provocar el fin del acuerdo de Schengen
Tamaño de texto Aa Aa

La autopista de Brenner conecta Austria con Italia. Es una de las rutas de transporte más importantes de Europa, y une el norte y el sur del territorio europeo.

Tras el acuerdo firmado entre Austria y Alemania para prevenir la inmigración ilegal en Europa, los controles fronterizos se han reforzado en los últimos días. Se trata de una medida temporal, pero si se cumple el acuerdo, por el que se rechazará en la frontera a los solicitantes de asilo registrados en otro país europeo, los controles podrían aumentar en los próximos meses. Esto provocaría una ruptura del acuerdo de Schengen.

Sin embargo, queda por ver si la situación se empeora a finales de año. Con el auge de la extrema derecha de cara a las elecciones del estado federado alemán de Baviera en octubre, otra crisis política fronteriza podría tener lugar.

Si Alemania devolviera los inmigrantes a la frontera con Austria, el país centroeuropeo cerraría sus fronteras en el paso de Brenner para evitar que los inmigrantes procedentes de Italia entraran en territorio austríaco.

Esta situación podría suponer un grave daño económico. Según la Comisión Europea, los controles fronterizos permanentes provocarían pérdidas anuales de unos 6.000 millones de euros en el tráfico de automóviles y camiones, debido a la ralentización del tráfico y a los tiempos de espera.

Los controles fronterizos del paso de Brenner son una especie de prueba técnica. El reto de estos días es también asegurar el consejo de ministros de Justicia e Interior europeos. Si Austria decidiera en el futuro cerrar sus fronteras del sur a los inmigrantes, se crearían otros controles similares. Esto desencadenaría un efecto dominó de cierre de fronteras en toda Europa que podría poner fin al acuerdo de Schengen, lo que supondría el fin del proceso de integración europea.

Precisamente, este jueves los gobiernos de Alemania, Italia y Austria acordaron en Innsbrück, donde se celebra un consejo de ministros de Justicia e Interior comunitario, cooperar intensamente para reducir "en lo posible a cero" la inmigración ilegal a la Unión Europea.