Última hora

Última hora

Mundial de Rusia: la loca final de Macron

Leyendo ahora:

Mundial de Rusia: la loca final de Macron

Mundial de Rusia: la loca final de Macron
@ Copyright :
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

El presidente francés Emmanuel Macron rebosó alegría después de que Francia se coronase campeona del Mundial de Fútbol 2018 como un aficionado más.

Las redes sociales han vuelto viral una foto de Macron, en camisa blanca y corbata, festejando un gol de la selección francesa subido a la mesa que tenía delante.

El mandatario dejó de lado la diplomacia para celebrar la victoria de Les Bleus como un verdadero aficionado.

"Mueve su cuerpo como para inscribirse mejor en la dinámica del acontecimiento. Posa para la posteridad. Su voluntad icónica, aquí, habla más a la leyenda que a la mera actualidad", consideró el especialista en Historia de la Comunicación Arnaud Benedetti en las páginas de "Le Figaro".

Según el autor de "Le coup de com' permanent", que analiza en ese libro la estrategia comunicativa del jefe del Estado, Macron aprovechó la energía del momento "para intensificar el volumen de su presencia".

A la espera de si las encuestas reflejan el posible rédito político de la victoria, Macron demostró una versatilidad que pasa de la autoridad a la cercanía, y que en pleno éxtasis colectivo apenas ha recibido críticas.

Emmanuel Macron también demostró empatía cuando consoló a su homóloga croata, Kolinda Kolinda Grabar-Kitarovic, y a los jugadores del equipo rival después del partido, bajo un intenso chaparrón.

Darren Staples/ Reuters

Sputnik/Alexei Nikolsky/Kremlin vía Reuters

Tras el final del encuentro y la entrega de la Copa, Macron se dirigió al vestuario de su selección para continuar celebrando la victoria. El defensa Benjamin Mendy, inmortalizó el momento, sin camiseta.

El mandatario francés no estaba solo cuando se dirigió al vestuario. También invitó a un soldado francés que había resultado herido combatiendo en Malí.

Después de llamar a los futbolistas ‘les enfants’ (los niños) para captar su atención, Macron les presentó al soldado, que había perdido un brazo y una pierna luchando contra el terrorismo en el país africano.

El presidente francés contó cómo el soldado le había pedido hacer llegar un mensaje a su selección unos días antes, durante un evento: "Cuando veas a los jugadores, diles que han hecho soñar a un francés como yo."

"Por eso lo traje, porque quería que se dieran cuenta de lo que han logrado", dijo el presidente.

Por su parte el presidente, en su cuenta de Twitter, se ha limitado a publicar un escueto "Merci" dedicado a la selección nacional francesa.

Sin embargo en el vestuario, algunos jugadores filmaron un momento de su acalorada intervención.

Los "Yes, sir!" (¡Sí, señor!) con los que futbolistas como Pogba contestaban cada estímulo ofrecieron un momento de comunión magnificado por el hecho de haber ido acompañado por un soldado herido en Mali, según el experto Benedetti.

A la espera de si las encuestas reflejan el posible rédito político de la victoria, Macron demostró una versatilidad que pasa de la autoridad a la cercanía, y que en pleno éxtasis colectivo apenas ha recibido críticas.

Lejos queda la seriedad con la que reprobó a un estudiante por haberle llamado "Manu" en un acto oficial en el que, delante de las cámaras, exigió al adolescente que se refiriera a él como "señor presidente o señor".