Última hora

Última hora

Los turistas estadounidenses abandonan Cuba

Leyendo ahora:

Los turistas estadounidenses abandonan Cuba

Los turistas estadounidenses abandonan Cuba
Tamaño de texto Aa Aa

Los turistas estadounidenses desisten en viajar a Cuba este año. Según datos oficiales, existe una caída importante del turismo con respecto al año anterior.

Se estima que 95.520 estadounidenses visitaron la isla en 2018, un 40% menos en comparación al año pasado, en el que el turismo había aumentado un 200%, de acuerdo con un artículo del Washington Post.

Alexandre Meneghini/ @reuters

Las razones de esta bajada del turismo se deben a las nuevas restricciones impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y los estragos que dejó el paso del huracán Irma en septiembre de 2017.

La administración de Trump ha restringido las políticas de su predecesor Barack Obama que autorizaban viajes fáciles y legales al país centroamericano, por ejemplo el programa “people to people” que permitía a los turistas explorar la isla con un tour contratado previamente en EEUU.

Mientras que Trump defiende que sus medidas restrictivas ayudarán a los pequeños empresarios cubanos, los cambios se han traducido en una reducción significativa del número de viajeros estadounidenses.

"Cambió muy poco las regulaciones, pero el mensaje ha tenido un impacto mucho mayor", declaró Tom Popper, presidente de insightCuba, un touroperador especializado en turismo estadounidense en Cuba, quien proyecta un declive del 30% de pasajeros estadounidenses a Cuba este año.

Además, en 2017, la Embajada de Estados Unidos de Cuba acusó a este último de “ataques sónicos y/o acústicos” contra diplomáticos de su país y el departamento de Estado advirtió a la población estadounidense del peligro que corrían en la isla.

Densil Richardson, propietario de un hostal en el centro de la Habana, contó a USA Today que la caída se ha hecho notar en su establecimiento. Después del encuentro entre Obama y Raúl Castro, su edificio de cuatro dormitorios se llenaba de un 80% de estadounidenses. Actualmente, ellos representan menos del 5% de su clientela.