Última hora

Última hora

Francia: el caso Benalla pone al Gobierno en aprietos

Leyendo ahora:

Francia: el caso Benalla pone al Gobierno en aprietos

Francia: el caso Benalla pone al Gobierno en aprietos
Tamaño de texto Aa Aa

El caso Benalla pone al Gobierno francés contra las cuerdas.

Aunque sigue sin salir de su mutismo, el presidente Macron se enfrenta a su mayor crisis política desde que asumió la presidencia hace un año.

Este martes ha tenido lugar la primera sesión de la comisión del Senado que investiga el polémico caso del responsable de seguridad del Elíseo que golpeó a manifestantes el 1 de mayo haciéndose pasar por policía.

Como era previsible, el primer ministro ha mantenido la línea de defensa del Ejecutivo. Édouard Philippe, primer ministro de Francia: "Una acción inapropiada por parte de un individuo en una posición de responsabilidad no convierte esto en un asunto de Estado. El amiguismo malsano del que habló ayer el prefecto de la policía en la comisión de investigación no hace de esto un asunto de Estado".

Insuficiente para acallar a la oposición conservadora que ha anunciado su intención de presentar una moción de censura contra el Gobierno por, en sus propias palabras, "permitir que se instale una deriva".

Jean-Christophe Lagarde MP (UDI) « No es una deriva individual, es un problema institucional puesto que este señor trabajaba en el Elíseo. Como se ha visto en otros casos con otros presidentes, todo el mundo callaba, todo el mundo miraba hacia otr o lado y todo el mundo le dejaba librarse a que abusos de poder".

Los 15 días de suspensión de empleo y sueldo con los que fue sancionado Alexander Benalla están lejos de calmar a la oposición.

Nicolas Dupont-Aignan, diputado: "Dicen que han reaccionado rápidamente, pero eso ha sido en julio. ¿Qué paso durante dos meses y medio?

El director de gabinete del Elíseo, Patrick Strzoda, que intervino justo después, asumió la “plena responsabilidad” de la discutida sanción impuesta a Benalla: "Los elementos de los que disponía el dos de mayo me llevaron a decidir una sanción que considero apropiada y proporcionada. Comprendo perfectamente que se pueda pensar que no lo era, pero asumo mi decisión".

Muchos le ven como el chivo expiatorio del que tirará el presidente Macron para apaciguar los ánimos