Última hora

Última hora

Cientos de miles de artefactos explosivos por eliminar en Irak

Leyendo ahora:

Cientos de miles de artefactos explosivos por eliminar en Irak

Cientos de miles de artefactos explosivos por eliminar en Irak
Tamaño de texto Aa Aa

Un año después de la caída de ISIS, Mosul sigue siendo una ciudad en ruinas donde la vida se reanuda poco a poco bajo la amenaza de artefactos y trampas explosivas ocultas.

¿Cuál es la respuesta humanitaria en Mosul después del conflicto? Mosul fue tomada por el gobierno de Bagdad el 10 de julio de 2017.

Hoy en día la segunda ciudad de Irak afronta las consecuencias de tres años de ocupación de ISIS y de una batalla de nueve meses que costó entre 9.000 y 11.000 vidas. Muchos de esos cuerpos aún están bajo los escombros. Miles de personas aún viven en campamentos.

La enviada especial de euronews, Monica Pinna comprobó en calles semidesiertas que "un año después de la caída de ISIS, Mosul sigue siendo una ciudad en ruinas, donde la vida se reinicia poco a poco bajo la amenaza de artefactos explosivos improvisados, trampas explosivas y unos ocho millones de toneladas de residuos bélicos parcialmente enterrados bajo los escombros".

Más de 800.000 residentes han vuelto a pesar de la devastación del oeste de Mosul. Las municiones sin estallar hacen de la ciudad una bomba de relojería. Según la ONU, limpiarla podría llevar por lo menos diez años.

Mohamad Sagar Wadd, de 28 años, ha apostado por un nuevo comienzo con su modesto negocio de helados: "Volvimos hace ocho meses. La vida es buena ahora. Trabajamos, pero la economía está estancada. Necesitaríamos electricidad, agua. El gobierno debería construir casas y escuelas".

El conflicto se ha cebado con los civiles. Los supervivientes a menudo llevan las cicatrices de la batalla. 54.000 personas resultaron heridas desde que los islamistas entraron en la ciudad en 2014.

Adil Abdul Ghany y su hija Nada, de 11 años, perdieron una pierna en un ataque en el que murieron otros dos de sus hijos: "Estaba a punto de abrir la puerta con mis hijos, cuando nos golpeó una explosión. Perdí el conocimiento. Mi hija murió en el hospital y mi hijo de 3 años murió en el camino".

La rehabilitación de los supervivientes y la eliminación de artefactos explosivos ​​están entre las prioridades del Departamento de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea en Irak.

La ONG Ayuda Popular de Noruega, vinculada a la socialdemocracia noruega fue la primera ONG en Europa. Surgió para ayudar a víctimas de la Guerra de España. Ahora se encarga de limpiar y desactivar en Colombia y en una amplia zona al este de Mosul que incluye aldeas como Tajala y Kabarli.

Una zona donde estaban en primera línea entre los islamistas, los combatientes kurdos peshmergas y las fuerzas iraquíes en el desértico distrito de Hamdaniya. Fueron tomadas por el gobierno de Irak nueve meses antes que Mosul.

Hay pocas infraestructuras derruídas en el lugar, pero muchos artefactos explosivos por desactivar. Algunos no necesitan ningún sistema de detección porque están a la vista.

Ayuda Popular Noruega, financiada por el departamento de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea (ECHO), realiza una investigación profunda sobre las zonas peligrosas tanto probables como confirmadas y luego se dedica a limpiarlas. Cerca de 12.000 metros cuadrados ya han sido despejados alrededor del pueblo de Badana. El nivel de contaminación en Mosul y el área circundante se considera "masiva".

Christian Ramsden experto en desactivación de explosivos de APN resume: "Hemos localizado más de 700.000 artefactos explosivos ​​y la superficie de las zonas peligrosas crece y crece cuanto más trabajamos. Aquí el área de artefactos explosivos improvisados ​​es de más de dos o tres kilómetros".

En la cercana Kabarli, la ONG noruega limpió la escuela local de explosivos.

El edificio había sido atacado durante los combates y estuvo cerrado cuatro años.

El profesor de inglés Hussam Younis, se siente orgulloso de que todo está listo ya para que novecientos estudiantes vuelvan a clase y reanuden sus estudios: "Tienen que olvidarse de ISIS, Daesh y de lo que les pasó los últimos cuatro años. Está en los profesores, esa es su misión".