Última hora

Última hora

Grecia afronta el final del rescate

Leyendo ahora:

Grecia afronta el final del rescate

Grecia afronta el final del rescate
Tamaño de texto Aa Aa

Las ruinas de la antigua Grecia han llegado a simbolizar una astronómica deuda con rescates incluidos, 450 reformas, 4 gobiernos en 8 años y una austeridad inimaginable en el mundo moderno.

Pero con cautela y a pesar de las obligaciones con la zona euro más allá del año 2060, los griegos y Europa están listos para trazar un nuevo rumbo, después de lo que parece una saga interminable. En 2009, Grecia anunció que su déficit era más alto de lo declarado, lo que hizo que la Eurozona y el Fondo Monetario Internacional iniciaran un primer rescate a cambio de reformas que provocaron protestas durante meses. En 2011, se obligó a los acreedores privados a rebajar un 50% la deuda de Grecia, a lo que siguió el primero de los cuatro cambios de Gobierno. El segundo rescate llegó en 2012 junto a otros dos cambios en el Ejecutivo. Este último implementó duras medidas de austeridad, provocando más protestas. La izquierdista Syriza logró formar finalmente Gobierno e intrudujo controles de capital. A pesar de que el 61% de los griegos votó en contra de las reformas en un referéndum, Syriza aceptó las condiciones para un tercer rescate. En 2017, el FMI aprobó un acuerdo y la Comisión Europea recomendó el final del programa. Tras encendidos debates, el Eurogrupo pactó el final del programa para el 20 de agosto de 2018.

Para salir del rescate, este Gobierno ha llevado a cabo reformas continuas y ha logrado algunos superávits presupuestarios bastante grandes. Para lograr esto último, en un país con un alto nivel de desempleo, es necesario que los impuestos sigan altos, algo que no es atractivo para los inversores extranjeros, imprescindibles a su vez para el crecimiento y la creación de empleo.

La realidad de la empresas griegas

El transporte marítimo griego sigue ocupando la primera posición mundial, a pesar de las turbulencias de la duradera crisis económica. Los navieros griegos controlan más de la cuarta parte de la flota mundial de petroleros de crudo, casi una de cada cuatro barcos de la flota mundial de graneleros de carga seca y algo más del 15% de la flota mundial de buques cisterna para químicos y otros productos. En 2017, el comercio marítimo aumentó casi un 17% respecto al año anterior, y se estima en aproximadamente 9.140 millones de euros.

Los datos de un sector tan importante para la economía griega como el transporte marítimo son realmente impresionantes. A pesar de que los griegos representan sólo el 0,15% de la población mundial, los barcos que transportan el 20% del comercio marítimo mundial están bajo control heleno. Sin embargo, la industria naviera, los proveedores y la sociedad griega en general siguen enfrentándose a graves problemas debido a la excesiva tributación.

El presidente del Sindicato de Ingenieros de la Marina Mercante Griega, Athanasios Evangelakis, no se muestra optimista ante la posibilidad de que los problemas generados por la crisis se resuelvan tras el final de los programas de rescate: "¿Va a haber una derogación de todo esto, de las leyes antilaborales de los años anteriores? Pasará lo contrario. Estas leyes continuarán en vigor, y cualquier tipo de crecimiento se construirá sobre los escombros de los derechos laborales. Entonces, la pregunta es: ¿crecimiento de quién y para quién?"

El comercio en el puerto más grande del país se ha visto muy afectado por la crisis económica. El presidente del sindicato del Pireo, Nikos Manesiotis, dice que en los últimos nueve años, una de cada tres tiendas de la ciudad ha cerrado: "Una empresa como la mía, con un beneficio neto de 70.000 a 75.000 euros, y hay algunas empresas que tienen estas ganancias, paga unos impuestos del 55% al 65%. De estos 75.000 euros tenemos que deducir este tipo de impuestos y tenemos 30.000 euros. De 30.000, sin embargo, estoy obligado a pagar otros 20.000 euros por las cotizaciones al seguro, porque tengo unos ingresos superiores a 70.000 euros. Finalmente, después de un año de gran esfuerzo y arduo trabajo con un beneficio neto de 70.000 euros, sólo consigo 10.000 euros, es decir, menos de 1.000 euros al mes."

Algunos creen que para finales de agosto, Grecia habrá superado el arrecife de la crisis financiera. Pero hay muchos que piensan que las grietas en el casco del barco heleno son profundas, y que todavía necesita muchas reparaciones antes de estar en condiciones de volver a navegar.

Transformaciones "positivas" para la sociedad helena

Los griegos tampoco están percibiendo los beneficios del aumento de las inversiones extranjeras en los últimos dos años. El viceprimer ministro heleno, Yanis Dragasakis, cree que pronto la sociedad de su país notará mejoras.

Euronews: ¿Qué nos ha traído para mostrarnos hacia dónde se dirige Grecia ahora tras años de sufrimiento?

Yanis Dragasakis, viceprimer ministro de Grecia: Traje un pequeño barco para representar el nuevo viaje que debemos hacer ahora como país y también traje algo que para nosotros es una brújula. Es nuestra nueva estrategia de crecimiento. En realidad, Grecia tiene por primera vez una estrategia nacional de crecimiento, que describe los objetivos y los medios, lo que queremos hacer y cómo lo haremos, y hacia dónde queremos ir. Incluso en el caso de que algo no salga bien en los mercados, tenemos reservas, tenemos grandes excedentes. Todos estos factores son suficientes para inspirar confianza.

E: Al fin y al cabo, el crecimiento se reduce a una estrategia, a un claro plan sostenible. ¿Tiene uno?

Y.D.: Sabemos que en 2021 habremos conseguido ciertos objetivos en algunos sectores. Por lo tanto, tenemos objetivos y plazos para que la gente pueda comprobar el trabajo del Gobierno. Lo segundo que decimos es que ya hemos institucionalizado la estabilidad en ciertos sectores. Por ejemplo, si una gran inversión llega a Grecia, tendrá el mismo régimen fiscal durante 12 años, es decir, nadie puede cambiarlo. Así que cuando hablamos de inversiones en Grecia, estamos hablando de reforzar una dinámica que ya existe. Se ha iniciado la venta de préstamos dudosos (NPLs) y la reestructuración de muchas empresas.

E: ¿Cómo piensa encontrar el equilibrio entre las necesidades de la gente y su agenda de reformas?

Y.D.: Yo lo llamaría: 'Cómo devolver la normalidad a los ciudadanos'. Es una cuestión crucial. Restableceremos la negociación colectiva para los trabajadores. Aboliremos la ley que congeló el salario mínimo, pero habrá ciertos procesos que permitan su crecimiento y lo conseguiremos. Es por lo que estamos hablando de un crecimiento inclusivo.

E: Entonces, ¿quién pagará al final? ¿Serán corporaciones, serán individuos privados?

Y.D.: Estamos dialogando con el mundo empresarial en cuanto a los impuestos que debemos reducir. Se pueden reducir los impuestos sobre los beneficios o los impuestos sobre las inversiones, puede aumentar la tasa de depreciación. Hemos decidido que en el primer año, el 70% de los fondos se destinarán a reducir los impuestos y el 30% a aumentar el gasto.

...

E: ¿Qué es lo que su Gobierno no va a cambiar?

Y.D.: Los salarios. Vamos a crear las condiciones que permitirán a los trabajadores buscar, mediante negociaciones, la mejora de sus ingresos. En pensiones, evitaremos más recortes. Lo digo porque las reformas se identifican en un contexto negativo, ahora estamos hablando de los cambios, de transformaciones tales que la gente verá su resultado positivo.

Entrevista completa con Yanis Dragasakis, viceprimer minsitro de Grecia (en griego).