Última hora

Última hora

La guerra olvidada de Europa: el conflicto entre Georgia y Rusia diez años después

Leyendo ahora:

La guerra olvidada de Europa: el conflicto entre Georgia y Rusia diez años después

La guerra olvidada de Europa: el conflicto entre Georgia y Rusia diez años después
Tamaño de texto Aa Aa

El experto George Mchedlishvili en una entrevista a Euronews ha señalado que "Occidente al perdonar a Rusia, la había envalentonado ya antes del conflicto en Ucrania.

El mortífero conflicto de cinco días, librado por las regiones separatistas de Georgia, Osetia del Sur y Abjasia, estalló en la noche del 7 al 8 de agosto de 2008.

Analizamos aquí el origen de la guerra, su impacto en la última década y las perspectivas de futuro.

Contexto del conflicto

A Osetia del Sur se le acusó de ponerse del lado del Kremlin después de que el Ejército Rojo invadiera Georgia a principios de la década de 1920.

Como resultado, terminó convirtiéndose en una región autónoma dentro de la Georgia soviética, con Osetia del Norte, al otro lado de las montañas del Cáucaso, como parte de Rusia.

A principios de la década de 1990, cuando se produjo la desintegración de la Unión Soviética hizo que Georgia se independizara de Moscú.

La posterior llegada al poder del nacionalista georgiano Zviad Gamsakhurdia contribuyó a avivar el sentimiento separatista en Osetia del Sur. Después de varios brotes de violencia, reclamó la independencia de Georgia en 1992.

Algunas fuentes aseguran que poderosas figuras dentro del ejército ruso, molestos por la desintegración de la Unión Soviética, animaron a los habitantes de Osetia del Sur a rebelarse para debilitar a Georgia y vengarse de su partida.

Después de tres años de violencia esporádica, Rusia, Osetia del Sur y Georgia firmaron en 1992 un acuerdo de alto el fuego con una fuerza tripartita para el mantenimiento de la paz.

El origen de la guerra

Georgia se enfureció por el fortalecimiento de los lazos entre Rusia y Osetia del Sur en abril de 2008, mientras que a Moscú le molestaba la ambición de Tbilisi de unirse a la OTAN y a la Unión Europea.

Ese mismo verano, ambos se acusaban mutuamente del refuerzo militar en la zona.

Los enfrentamientos entre las tropas georgianas y las fuerzas separatistas estallaron a principios de agosto de 2008, pero fue el lanzamiento de un bombardeo aérea y terrestre concertado por parte de Georgia en la principal ciudad de Osetia del Sur, Tskhinvali, lo que desencadenó el conflicto en la tarde del 7 y 8 de agosto.

Los tanques rusos entraron en Osetia del Sur con el pretexto de ayudar a sus ciudadanos - muchos osetios tenían ya pasaportes rusos.

En pocos días, Rusia logró restablecer el control, expulsado a los georgianos de Osetia del Sur e incluso atacado los suburbios de Tbilisi.

Número de víctimas

El final de la guerra de cinco días, se saldó con 800 muertos, según una misión oficial de investigación de la UE.

Human Rights Watch afirmó que todas las partes "cometieron numerosas violaciones de las leyes en situaciones de guerra" durante el conflicto.

En su informe, publicado en 2009, también se decía que en los días posteriores a la retirada de las tropas de Tbilisi, las fuerzas de Osetia del Sur "destruyeron deliberada y sistemáticamente aldeas de etnia georgiana".

Mientras tanto, un informe independiente encargado por la UE, también de 2009, descubrió que Georgia había iniciado el conflicto con Rusia, pero que Moscú estaba detrás de una larga historia de provocación y reaccionó de forma desproporcionada.

Después de la guerra

Después de que se negociara un alto el fuego el 12 de agosto de 2008, Rusia reconoció la independencia de Osetia del Sur y de otra región, Abjasia. Pero fue uno de los pocos países del mundo que lo hizo.

Se suspendieron las relaciones diplomáticas entre Tiflis y Moscú, cuyas tropas fueron posteriormente retiradas de Georgia pero permanecieron en las regiones separatistas.

Impacto de la guerra en Georgia y Osetia del Sur

"La parte que más perdió como resultado del conflicto fue Osetia del Sur", según Mchedlishvili, experto en Georgia del grupo de expertos de Chatham House. "Económicamente, ahora es una zona muy deprimida", añade.

"Ahora dependen totalmente de la financiación de Rusia, pero debido a la corrupción, el dinero de Rusia no llega a la población."

Pero aunque la economía de Georgia podría presumir de mayor salud que la de Osetia del Sur, tras la guerra su política se ha deteriorado y ha dado un vuelco al pasado, según Mchedlishvili.

"Todavía había consecuencias negativas significativas de la guerra para la política interna", dijo. "Debido al descontento sobre cómo se manejó la guerra, los líderes georgianos se volvieron mucho más intolerantes hacia cualquier distensión con el pretexto de que tenían que proteger la seguridad del país.

"Se debilitó y prácticamente destruyó cualquier diálogo político y la oposición quedó marginada.

"Fue un fenómeno desagradable en el que cualquiera que criticara al gobierno de Saakashvili era acusado de ser espía ruso."

El conflicto también alejó a Georgia de Rusia y la orientó hacia la Unión Europea, con la que firmó un acuerdo de asociación en 2014. El país aún no ha solicitado formalmente su adhesión como miembro de pleno derecho.

Impacto de la guerra en Rusia

"Rusia demostró que puede violar el derecho internacional, invadir otros países y salirse con la suya, algo que repitió en Ucrania con consecuencias mucho mayores", dijo Max Fras, profesor visitante del Instituto Europeo de la London School of Economics.

Mchedlishvili comparte los sentimientos del Dr. Fras.

"Creo que si Occidente hubiera reaccionado adecuadamente a la ocupación de Osetia del Sur en 2008, Crimea y la guerra en Ucrania se podría haber evitado", dijo. "Desgraciadamente, se puede decir que Occidente perdonó a Rusia su brutal conducta en Georgia."

Posibilidades de que el conflicto vuelva a estallar

Mchedlishvili asegura que aunque hay secuestros regulares y un presunto asesinato de georgianos alrededor de la frontera con Osetia del Sur, el riesgo de que el conflicto se reinicie entre Moscú y Tbilisi es bajo.

"Un estallido es muy poco probable, todos los detonadores están en manos de Rusia", dijo el Dr. Fras. "Georgia no está interesada en ninguna escalada.

"Pero Rusia puede utilizar la'fronterización' de Osetia del Sur -la progresiva anexión de Georgia- para avivar las tensiones e influir en la política y la sociedad georgianas.

"Sin embargo, la mayoría de los georgianos siguen siendo críticos con el gobierno ruso, aunque las relaciones en la calle, entre sus ciudadanos siguen siendo fuertes. En la actualidad los rusos lideran la lista de turistas en Georgia.