Última hora

Última hora

El Algarve, devastado por el infierno de las llamas

Leyendo ahora:

El Algarve, devastado por el infierno de las llamas

El Algarve, devastado por el infierno de las llamas
Tamaño de texto Aa Aa

Uno de los destinos más populares de Europa se convirtió en un infierno para miles de habitantes y turistas. Un devastador fuego consumió en la última semana más de 23.000 hectáreas en Algarve, al sur de Portugal.

"Era el infierno en llamas. Primero comenzó ese lado. Luego, bajó por la colina. No se puede describir. No puedo encontrar las palabras para expresar lo que he visto", cuenta Jose Antonio, un habitante de la zona devastada.

José Antonio rechazó abandonar su casa cuando las autoridades evacuaron Caldas de Monchique. Celia Neves dejó el hostal de su madre, pero sólo por seis horas. El resto del tiempo ella y su marido intentaron proteger su propiedad regando el jardín.

"La presencia de la gente, sobre todo los más activos, que se sentían con fuerza en sus casas durante el fuego permitió defenderlo. Eso no debería olvidarse. Creemos que fuimos útiles y eso hizo la diferencia", relata Celia.

El hostal de Celia estaba al completo de turistas, sobre todo extranjeros, cuando las llamas se acercaban a la piscina. Ahora está vació, como todo el pueblo.

Este restaurante estaba destruido totalmente por el fuego cuando el propietario se marchó para ponerse a salvo en la ciudad costera de Portimão.

Ahora, el sueco Stefan Ljung, que ha dirigido el negocio durante 20 años se siente destrozado y culpa al ayuntamiento de la destrucción.

“El Ayuntamiento tuvo que haber cortado los árboles. Hablé con los bomberos y me dijeron que no pudieron controlar las llamas porque la casa estaba rodeada de grandes árboles”, lamenta Stefan.

“En temporada alta, las mesas están vacías en Caldas de Monchique, esperando a que se vuelvan a cumplir las condiciones para que regresen los turistas”, explica la periodista de Euronews, Filipa Soares.