This content is not available in your region

Inglaterra reactiva el Plan A: vivir con el COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Inglaterra reactiva el Plan A: vivir con el COVID
Inglaterra reactiva el Plan A: vivir con el COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022   -  

<div> <p>Por Alistair Smout y Elizabeth Piper</p> <p><span class="caps">LONDRES</span>, 27 ene – Tras un incómodo pero relativamente breve regreso a las restricciones por coronavirus provocado por la variante ómicron, Inglaterra vuelve al “Plan A”: aprender a vivir con una enfermedad que quizás ha llegado para quedarse.</p> <p>La apuesta es que las vacunas de refuerzo, las píldoras antivirales y la menor gravedad que presenta ómicron permitirán al Gobierno gestionar los brotes de un virus que no se puede erradicar. Otros países igualmente deseosos de reactivar la economía y la vida social estarán atentos.</p> <p>Las recomendaciones para trabajar desde casa terminaron la semana pasada, y medidas como la obligación de llevar mascarilla y los pases <span class="caps">COVID</span>, que fueron introducidos también en Inglaterra el mes pasado, caducaron el jueves, devolviendo las normas al punto en que se encontraban el pasado mes de julio.</p> <p>La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido se está preparando para cambiar su estrategia y centrarse en el apoyo a las personas vulnerables en lugar de imponer normas nacionales, según un proyecto de normativa visto por Reuters.</p> <p>“A medida que evolucionamos para vivir con el <span class="caps">COVID</span>, la respuesta de <span class="caps">UKHSA</span> al <span class="caps">COVID</span>-19 pasará de un enfoque sobre toda la nación a una respuesta específica, centrada en la protección de las personas vulnerables”, se lee en el documento, titulado ‘<span class="caps">UKHSA</span> <span class="caps">COVID</span>-19 Vision – <span class="caps">DRAFT</span>’.</p> <p>“Nos aseguraremos de que nuestra futura respuesta sea más ágil, flexible y conveniente para los ciudadanos”.</p> <p>El primer ministro británico, Boris Johnson, que ha tenido que asumir una cifra de 150.000 muertos que ocupa el séptimo lugar en el mundo, se vio obligado en diciembre a introducir las restricciones del “Plan B”, enfadando a algunos de sus propios diputados. Ahora tiene un fuerte imperativo político para eliminarlas y muchos de sus parlamentarios defienden que es necesario recuperar una normalidad casi total.</p> <p>El primer ministro se enfrenta a la mayor crisis de su carrera por las reuniones sociales en sus oficinas durante los confinamientos de <span class="caps">COVID</span>, en aparente violación de las leyes que él mismo había impuesto, unos hechos que está investigando la policía. </p> <p>UN FENÓMENO ENDÉMICO</p> <p>El diputado conservador Andrew Bridgen declaró a Reuters que eran “improbables, innecesarias y políticamente imposibles” nuevas restricciones vinculadas al <span class="caps">COVID</span>-19.</p> <p>El propio Johnson dijo a los legisladores la semana pasada: “A medida que el <span class="caps">COVID</span> se vuelva endémico, tendremos que sustituir los requisitos legales por consejos y recomendaciones”.</p> <p>También dijo que dejará que la ley que obliga a las personas con <span class="caps">COVID</span>-19 a autoaislarse expirara en marzo, e incluso estudiaría la posibilidad de adelantar esa fecha.</p> <p>Gran parte de su confianza se debe a la naturaleza de ómicron, que llevó las infecciones a niveles récord en diciembre sin que aumentaran en la misma medida las hospitalizaciones y las muertes.</p> <p>Graham Medley, presidente del grupo de modelos <span class="caps">COVID</span> del Gobierno, dijo a Reuters que cuando se introdujo el Plan B, la gravedad de ómicron y el impacto de los refuerzos no estaban claro.</p> <p>Pero incluso en el momento álgido, con restricciones sociales sin llegar a un confinamiento total, las muertes diarias se mantuvieron por debajo de las 300 en una media de 7 días, en comparación con las más de 1.000 diarias del tercer confinamiento nacional del año anterior.</p> <p>Medley afirma que la creciente inmunidad —el 83% de los mayores de 11 años ha recibido dos dosis de la vacuna y el 63% un refuerzo— significa que cada ola futura debería ser menos difícil, aunque podría haber contratiempos:</p> <p>“Aunque espero que el próximo enero sea mejor que este, y que el siguiente (2024) sea mejor que el próximo (2023), no me sorprendería que en algún momento tuviéramos que retroceder”.</p> <p>También hay un nuevo recurso potencial, en forma de medicamentos antivirales, destinados a evitar que las personas de alto riesgo que contraen el virus enfermen gravemente, pero que aún no se han utilizado de manera generalizada.</p> <p>“Las cosas han cambiado mucho en los últimos seis o siete meses”, dijo Harkishan Mistry, de 58 años, que fue incluido en el ensayo “Panoramic” de molnupiravir de Merck tras contraer el virus.</p> <p>“Tenemos un camino claro para seguir adelante. Ahora soy optimista”, dijo Mistry en una videollamada desde Bradford, donde se autoaisló.</p> <p>Su opinión fue compartida por el ministro de Sanidad, Sajid Javid, que dijo: “Nuestras vacunas, pruebas y antivirales aseguran que tenemos algunas de las defensas más fuertes de Europa y nos están permitiendo volver con cautela al Plan A, devolviendo más libertades a este país”.</p> <p>AÚN NO <span class="caps">HEMOS</span> <span class="caps">LLEGADO</span></p> <p>Sin embargo el virólogo evolutivo Aris Katzourakis, de la Universidad de Oxford, advirtió que enfermedades como la malaria y la poliomielitis pueden ser endémicas, pero no son inocuas. “Una enfermedad puede ser endémica y a la vez extendida y mortal”, escribió en la revista científica Nature.</p> <p>“Me frustra cuando los responsables políticos invocan la palabra ‘endémica’ como excusa para hacer poco o nada”.</p> <p>Centrarse sin tregua en la gestión del <span class="caps">COVID</span>, en lugar de en la prevención de las infecciones, también tiene efectos secundarios no deseados.</p> <p>Debido a que los recursos del Servicio Nacional de Salud se han desviado hacia los refuerzos de vacunación, se han pospuesto miles de otras citas, lo que se ha sumado a un enorme retraso en la atención electiva en el sistema estatal. Al mismo tiempo, las altas tasas de infección entre el personal y los pacientes siguen pesando sobre los hospitales.</p> <p>“Se trata de vivir con seguridad con <span class="caps">COVID</span>. No se trata sólo de vivir con <span class="caps">COVID</span>”, dijo Matthew Ashton, director de Salud Pública del Ayuntamiento de Liverpool.</p> <p>“Todos queremos desesperadamente que la pandemia termine”, añadió. “Minimizar los trastornos es parte de esa solución. Definitivamente siento que estamos en el camino hacia una vida segura con el <span class="caps">COVID</span>. Pero no creo que hayamos llegado todavía”. </p> <p>Nick Thomas, médico de familia de Witney, en el centro de Inglaterra, que participó en el ensayo Panoramic, dijo que los consultorios locales también estaban sintiendo la presión, a pesar del éxito de las vacunas y la perspectiva de antivirales eficaces.</p> <p>“Tenemos que gestionar todas esas (otras afecciones), así como una ola de ómicron en este momento. Así que ese equilibrio es realmente importante, y cuantas más herramientas tengamos, mejor”.</p> <p/> </div>